lunes, 30 de noviembre de 2009

Baguette: Éxito Exponencial

El éxito exponencial se refiere al proceso matemático de multiplicar números. ¿Recuerdas las matemáticas que aprendiste y los diferentes cálculos que utilizaste en tu proceso de aprendizaje? Si sumamos 4 + 4 es 8 y si multiplicamos 4 x 4 es 16, pero si elevamos 4 a la 4ª potencia es 256. Corresponden al mismo número (4), suponen casi la misma cantidad de esfuerzo en hacer los cálculos si usamos una calculadora, pero hay una gran diferencia en los resultados.

Dir. Ricky A. Gomes

Algunas personas están satisfechas con menores éxitos a lo largo de su vida y van sumando un poco cada vez. Algunas personas quieren multiplicar la alegría que tienen y los objetivos que desean lograr. Finalmente, otras demandan más de la vida y quieren lograr el éxito exponencial: es decir, elevar a la máxima potencia su nivel de éxito.

Recordemos: justo cuando el transbordador espacial entra en órbita tiene que gastar más combustible para obtener el impulso requerido para salir de la atmósfera. No obstante, una vez que se pone en órbita, gasta menos energía. De hecho, ser exitoso es como hacer ejercicio: al principio duele y te salen agujetas. Requiere también una gran cantidad de esfuerzo físico y mental para llegar hasta el punto en que te sientes bien y es estimulante. Una vez se llega al estado deseado, la energía fluye de forma natural y se convierte en determinación constante.

Necesitas aprender a personalizar el éxito con un plan que contemple tus necesidades y de acuerdo a tus dones, personalidad, habilidades, fortalezas y debilidades.

No se puede vivir de manera exponencial si mantenemos siempre el mismo patrón preestablecido que hemos usado o que otros usan, y no hacemos un cambio. Esos patrones te hacen algo exitoso, pero no exponencialmente exitoso. Para tales fines, tenemos que encontrar un nuevo patrón y hacer aquellos cambios pertinentes.

A nadie -o a casi nadie- le gusta vivir en la mediocridad y sin hacer las cosas que saben que son capaces de hacer. A nadie le gusta ser de segunda clase. Todo el mundo -o casi todo el mundo- quiere ser reconocido como el mejor en algo por su talento y capacidad.

De acuerdo: todos queremos, pero ¿por qué no lo tenemos? El deseo está ahí, pero ¿dónde está la acción para llevarlo al nivel de éxito que sabemos que merecemos y queremos? ¿a qué esperas? ¿qué vas a hacer para que suceda? ¿Quizás estamos esperando una terrible experiencia para hacernos cambiar? ¿Estamos esperando un milagro?, ¿que nos toque la lotería? o ¿que por arte de "magia potagia" algo o alguien cambie nuestras vidas? Las estadísticas demuestran que esto no sucederá. Así que vamos a empezar, AQUÍ y AHORA.

Lo que no puedes pretender es conseguir que tu cosecha la recojas sólo dos semanas después de haber plantado la semilla. Necesitas descubrir lo que funciona para ti como parte de un proceso natural. Un proceso natural es algo que tú puedes hacer y controlar; algo con lo que te sientas cómodo, que sea apasionante para ti y que te permita alcanzar los logros. No tenemos que ir en contra de nosotros mismos para ser lo que queremos llegar a ser. Sólo basta buscar todo nuestro potencial interior y tomar las medidas necesarias. ¿Qué prefieres, ser feliz con tu cosecha o avergonzarte de tu cosecha? Esta es tu elección.

Ten cuidado, porque el deseo y la complacencia tienden a contradecirse. Tú debes decidir complacerte en tu zona de confort o no, porque tu zona de confort, aquella que no te permite dar el salto, es la verdadera razón por la que no estás donde quieres estar. Seguro que puedes llenar una larga lista de excusas y justificaciones, pero si quieres dar el salto, deja de justificarte. Mírate por dentro para saber quién eres y a dónde quieres llegar. En caso contrario, te limitarás a hacer copias continuas de seguridad basadas en tu zona de confort y no llegarás muy lejos.

Necesitarás herramientas adicionales: sobre todo, necesitarás aprendizaje para aplicar todas tus mejores habilidades. La formación es parte consustancial de toda persona de éxito, porque nos permite pasar de ser un simple violinista a Paganini.

(El autor es licenciado en Administración y Dirección de Empresas, Máster en Bolsa y Mercado de Valores, Coach (FPC), Coach Ejecutivo/Corporativo (CE) y Facilitador Autorizado (DC) de The Internacional School of Coaching / Coachville Spain. Es Coach Director Asociado de TISOC. Puede contactar con el autor desde autores@tisoc.com)

viernes, 27 de noviembre de 2009

El poder de la mente

La mente humana siempre ha sido tan misteriosa y fascinante como cualquier cosa en nuestro universo. En los últimos tiempos, la investigación dirigida a los asuntos de la mente se ha convertido en un tema importante de la ciencia experimental. Con este enfoque científico, hemos descubierto lo siguiente: los procesos mentales, conectados a las experiencias emocionales, tienen un efecto en la salud y la enfermedad.

Consultora y Coach Aurora Peña

A medida que el siglo XX llegaba a su fin, asimilamos la existencia de una conexión entre lo que sucede en nuestras mentes y la forma en que los pensamientos y emociones afectan nuestros cuerpos. Gran parte de nuestras enfermedades graves, se cree, tienen la influencia de factores mentales y emocionales. Algunas investigaciones recientes sobre la salud y el bienestar discuten cómo podemos utilizar nuestras mentes mediante técnicas de visualización para luchar contra la enfermedad.

Debemos recordar que nuestras mentes son el centro de un complejo sistema nervioso. Tenemos redes de células nerviosas -denominadas redes neuronales- que se extienden en todo nuestro cuerpo y que conectan cada tejido a nuestro cerebro. Impulsos eléctricos, a velocidades muy altas, pasan datos desde y hacia nuestras mentes.

Nuestra mente consta de dos partes, a saber: una consciente y otra inconsciente. La mayoría de nosotros estamos muy familiarizados con la mente consciente, ya que organiza y dirige nuestra vida exterior. Sin embargo, un número alarmante de nuestras decisiones que afectan a nuestra vida proceden en realidad de nuestro subconsciente. Este último, el inconsciente, es muy potente y posee muchas funciones.

Veamos algunas de las funciones del inconsciente. Para empezar, nuestro inconsciente actúa como un banco de memoria. Increíblemente, todo lo que hemos experimentado se almacena allí. Este sistema almacena en realidad una multitud de patrones de memoria que va a alimentar de información a la mente consciente cuando está activada.

El inconsciente también controla y regula las funciones involuntarias del cuerpo como la respiración, la circulación, el metabolismo, la digestión, el equilibrio hormonal, entre otras funciones. Otra función del inconsciente consiste en actuar como sede de todas nuestras emociones. Desde nuestras emociones se determinan la intensidad de nuestros deseos que, a su vez, afectan a nuestro comportamiento; por lo tanto, el comportamiento tiene un fuerte contenido emocional.

Además, la parte de la mente inconsciente corresponde al hogar de la imaginación. Incluso cuando no se utiliza, todos nosotros tenemos una imaginación activa que se puede usar para crear nuestros objetivos. De hecho, la visualización creativa es uno de los mayores secretos del éxito.

Nuestro inconsciente también lleva a cabo nuestra conducta habitual. A través de la utilización directa e indirecta del Coaching, la PNL, las Técnicas de Visualización, las herramientas de la Ley de la Atracción, entre otras herramientas, podemos desarrollar un sistema de reprogramación positiva del inconsciente que puede ser dirigido hacia la creación de nuestros objetivos. Y usted: ¿está listo para utilizar todas estas técnicas a su favor?

(La autora es economista, consultora de organizacion, certificada en PNL por John Grinder y certificada en Coaching Personal, Ejecutivo y Corporativo. Puede contactar con la autora desde autores@tisoc.com)

miércoles, 25 de noviembre de 2009

La inteligencia interpersonal y la mente respetuosa en una empresa mundial

El cambio apresurado en las comunicaciones y el desarrollo de la tecnología han hecho posibles la evolución de muchas de las profesiones, ocupaciones y posiciones tradicionales: el ejecutivo puede reunirse con su junta desde cualquier punto del mundo, el médico podrá dirigir una cirugía a distancia por control remoto y el estudiante universitario estudiará desde su hogar en primera fila, en una de las universidades más prestigiosas de un continente distante.

Profa. Vivian Orama López

Como lo evidencian estos ejemplos y muchos autores en sus escritos, el mundo en que vivimos se torna cada día más pequeño y corto en distancia. ¿Será ésta la oportunidad para poder integrarnos como seres pensantes y ser exitosos en un solo mundo al que pertenecemos todos? Según los estudios recientes, el desarrollo de la inteligencia interpersonal y la mente respetuosa son algunas de las destrezas y capacidades que podemos cultivar para el éxito en una empresa mundial.

De acuerdo con Armstrong (2000), la inteligencia interpersonal está presente en cada uno de nosotros. No obstante, los educadores deberán desarrollar la misma desde la niñez a través del trabajo cooperativo u otras estrategias que incluya la interacción entre estudiantes. Esta inteligencia, según el autor, permitirá responder de una forma apropiada hacia el temperamento, motivaciones y deseos de otras personas. Por lo tanto, repercutirá en un empleado capaz de funcionar en una empresa de forma óptima y laborar en equipos.

Por otro lado, Gardner (2007) nos expresa cómo la mente respetuosa permite unificar la diversidad que existe entre las personas en una misma empresa o establecer vínculos virtuales a través de las redes cibernéticas desde un extremo del mundo a otro. Esta mente acepta las diferencias entre grupos, al tratar de aceptar y trabajar efectivamente con ellos (Gardner, 2007). El autor afirma que en un mundo donde todo está interconectado, la falta de respeto o tolerancia ya no es una opción viable. Para el desarrollo de esta mente se requerirá un ambiente que apoye la misma desde el nacimiento, en la escuela, el trabajo, los medios y los modelos.

En síntesis, el desarrollo continuo de la inteligencia interpersonal y la mente respetuosa son prerrequisitos que deberán ser requeridos por el patrono: esto, para poder alcanzar las metas establecidas en las empresas. Estas capacidades -en conjunto con las telecomunicaciones- permitirán que los individuos trabajen en conjunto de manera eficaz, sin importar la distancia que los separe. Por lo tanto, los educadores, profesionales, gerentes y líderes de negocio deberán involucrarse en la asimilación de estas características, de manera que el individuo tenga un escenario más amplio del ámbito en que vive (Gardner, 2007).

Gardner (2007) nos asegura lo siguiente: en el mundo en que vivimos, no podemos establecer necesidades meramente individuales. Por el contrario, la concienciación de un mundo donde dependamos unos de otros nos lleva a reflexionar en un futuro en términos de una sociedad global y en un lugar donde todos alcancemos el éxito bajo el paradigma de la empresa mundial. Y su negocio, ¿ha considerado estos aspectos?

(La autora es profesora universitaria en la Universidad de Puerto Rico en Aguadilla y estudiante doctoral del programa de Educación en Currículo e Instrucción de la Universidad Interamericana de Puerto Rico, Recinto de San Germán. Puede contactar con la autora desde autores@tisoc.com)

lunes, 23 de noviembre de 2009

Crème brûlée: La Ley de la Atracción explicada sencillamente

Muchas personas nos han solicitado que les expliquemos la Ley de la Atracción de la forma más simple posible, para que puedan entenderla con mayor claridad. A continuación, cumpliremos este cometido para el beneficio de nuestros queridos lectores.

Dir. Miguel J. Roldán

Todo lo que nos rodea vibra; cada trozo de existencia es una forma de energía. Esto no es sólo metafórico, es un hecho científico. De esta enorme masa de energía que forma el conjunto de todo el universo, los seres vivos y otras formas que lo habitamos, la materia se va formando. Esto ocurre a través de acuerdos específicos. Por ejemplo, las partículas deben de estar dispuestas de una cierta manera y dentro de una cierta distancia. Si tomamos como ejemplo el carbono, según sea la disposición de su estructura molecular, se puede transformar en grafito, un material blando y vulgar, o en diamante, el mineral de mayor dureza y más precioso. ¿Cómo funciona la Ley de la Atracción y cómo encaja en todo esto?

La Ley de la Atracción nos dice que lo que tú piensas constantemente y las emociones que sientes es lo que tú vas a atraer. De hecho, las emociones pueden ser buenas o malas. A la Ley de la Atracción no le importa. Si deseas, actúas y sientes negativamente, lo más probable es que recibas negatividad. Por otro lado, si deseas, actúas y sientes positivamente, lo más probable es que recibas lo positivo.

Lo más prominente en tu conciencia es lo que más probablemente vas a atraer a la realidad. La forma en que esto sucede es a través del pensamiento y a través de los sentimientos. La Ley de Atracción opera bajo estas tres simples premisas, a saber:

Primero: tú deseas. ¿Qué es lo que deseas ser, hacer y tener? ¿Cómo te vas a sentir una vez que lo seas, lo hagas o lo tengas?

Segundo: viene dado. ¡Siempre! Cualquiera que sean los pensamientos o sentimientos, literalmente, empiezan a tomar forma. Es la ley.

Tercero: permitir y esperar el resultado. Esta es la parte más difícil de conseguir para muchas personas.

Nuestros sentimientos desempeñan un papel importante en permitir el resultado. ¿En qué medida creemos y esperamos ver el resultado de nuestro deseo manifestándose en nuestras vidas? Si queremos empezar con entusiasmo, pero luego perdemos la fe porque no lo conseguimos lo suficientemente pronto, no estamos permitiendo. Si queremos algo, pero pensamos que no lo merecemos o no tenemos capacidades para ello, entonces no estamos permitiendo. Si deseamos algo, pero tenemos miedo por el cambio que vamos a realizar, entonces no estamos permitiendo. Si te sientes bien acerca de lo que deseas, lo que estás haciendo es convertir una posibilidad en oportunidad y aprovechar al máximo tu seguridad con lo que quieres alcanzar. Si, por el contrario, te sientes mal acerca de los cambios, miedos o conflictos que supone el deseo que quieres alcanzar, estás alejando tu deseo a una larga distancia de ti.

De igual forma, nuestros sentimientos SIEMPRE son lo que estamos atrayendo en cada momento. Ellos son nuestros GPS incorporado. Permitir que se dé el resultado es tener el sentimiento de fe y esperanza acerca de lo que tu deseas y de los logros que quieres alcanzar. De acuerdo a esta ley, el estado de permitir se puede aprender. Sólo requiere un poco de esfuerzo y constancia, y el aprendizaje de ciertas habilidades esenciales que nos permitan gestionar mejor nuestras emociones y pensamientos hacia nosotros mismos y hacia los demás. Después, formarán parte de nuestra energía como parte de la materia que somos en el conjunto del Universo.

¡Esto es emocionante! Te permite tener una vida de propósito, alegría y realización. Tú te lo mereces, y los que quieres y te rodean también lo merecen. Consiste en vivir de verdad, siendo positivo y entusiasta. Y queremos animarte para que te conviertas en un imán que atrae realidades positivas.

El Coaching es un verdadero catalizador de la Ley de la Atracción. Un Coach acompaña a su Cliente (Coachee) en este camino que le permite atraer a su vida éxito, realización, cambio, crecimiento, mejora y definitivamente, alcanzar sus metas. ¿Se considera usted un catalizador de éxitos?

(El autor es licenciado en Dirección y Administración de Empresas por ICADE. Diplomado en Dirección Comercial por ICADE, MBA in International Business por la EAP. PNL certificado por John Grinder. Coach Certificado Personal/Ejecutivo/Corporativo por TISOC. Consultor, formador y coach. Es Coach Director Asociado de TISOC. Puede contactar con el autor desde autores@tisoc.com)

viernes, 20 de noviembre de 2009

La persuasión en los medios de comunicación

Cada día, no cabe duda que las estrategias de publicidad afinan con mayor detalle su intención de provocar interés en los espectadores, clientes y posibles consumidores. Estos esfuerzos se han convertido en ejercicios de absoluta creatividad para lograr el propósito anhelado: persuadir.

Prof. Jorge Pérez-Renta

En su acepción más pura -específicamente según la RAE- la persuasión implica la “aprehensión o juicio que se forma en virtud de un fundamento”. En una sencilla búsqueda por las redes cibernéticas, es posible encontrar cientos de definiciones sobre este término que le llevarán al mismo lugar: persuadir significa “cambiar su juicio”, “modificar su pensar”, “establecer un comportamiento”, todo luego de influir en sus conocimientos por medio de argumentos. Entonces, según el alcance y la penetración de los medios de comunicación, es lógico suponer que estos mensajes se emitan a través de estos canales para cautivar a las masas.

Precisamente, ese interés por el alcance masivo de la persuasión ya provocaba grandes preocupaciones desde inicios del siglo pasado. Con las reflexiones del teórico social Harold Lasswell sobre las técnicas de propaganda utilizadas para la Primera Guerra Mundial, ya se advertía de “la irracionalidad de las masas” que sucumbían ante la manipulación. Esta estrategia sentó un precedente para el desarrollo de los medios masivos que hoy sufren grandes transformaciones, entre ellas, la integración de la televisión digital anunciada para el 2009.

Al reflexionar con detenimiento sobre este tema, tal vez usted se piense demasiado listo/a para rendirse ante este juego que, remitido al contexto histórico, parecerá algo lejano. Sin embargo, le recomiendo que piense un poco. Por más que evite caer en su trampa, el mensaje que los estrategas de la persuasión han concebido buscará la forma de acercarse; cuando menos lo espere, habrá penetrado algún rincón de su espacio vital. De manera atractiva y seductora, el bombardeo de mensajes interesantes con imágenes poderosas sobre los últimos destinos turísticos, la colonia de moda o el automóvil de mayor rendimiento tocará a su puerta.

En su libro Age of Propaganda (2002), los psicólogos Anthony Pratkanis y Elliot Aronson afirman que un televidente promedio de los Estados Unidos podría ver casi 40 mil comerciales publicitarios al año. Si a eso añadimos otros esfuerzos publicitarios (2.6 comerciales de radio, medio millón de pancartas desplegadas en avenidas concurridas y 40 millones de mensajes enviados a través de correo directo o la Internet), no parece haber escapatoria. Tarde o temprano, todos recibiremos –directa o indirectamente— el impacto seductor de un mensaje persuasivo.

Sobra decir que los medios de comunicación han servido como plataforma para la ejecución de estrategias persuasivas que conmueven, inquietan y provocan. Aún con los cambios forzosos por las nuevas tecnologías, los medios no han perdido tiempo en inventar maneras creativas de transmitir los mensajes persuasivos que, en principio, fundamentaron su existencia. Pratkinis y Aronson aseguran que “cada sociedad requiere un mecanismo para tomar decisiones, resolver disputas y coordinar actividades”. En el caso de las sociedades capitalistas, dicen lo siguiente: “hemos escogido la persuasión”. ¿Y por qué esta herramienta y no otra?

Sencillo: la persuasión en los medios de comunicación ha servido con fidelidad a sus propósitos. Gracias a ella, hemos consumido bebidas carbonatadas, viajado a destinos exóticos y también votado en las elecciones. Sigue siendo la herramienta perfecta para convencernos sobre las tendencias de moda que inducen al cambio social. Y seguirá seduciendo con mano suave, pero firme a las masas consumidoras.

Y también a todos nosotros. Queramos o no.

(El autor es profesor, escritor y guionista de televisión. Posee un Máster en Comunicaciones de la Universidad del Sagrado Corazón en Puerto Rico. Puede contactar con el autor desde autores@tisoc.com)

miércoles, 18 de noviembre de 2009

Self-Coaching: Una mirada hacia adentro

Dr. Ariel Orama López

En el mundo de las deidades, las musas y los centauros de la mitología griega aparece el personaje de Quirón (Kheírôn). Esta figura -recreada incluso en La Divina Comedia de Dante- evoca el simbolismo paradójico del curador herido. Quirón era un gran médico (prudente y sabio), cuya inmortalidad fue arrebatada accidentalmente por la flecha envenenada de Heracles. La misión del “inferior” de los hijos de Cronos fue memorable: y así, lacerado, se incorporó al territorio de los mortales.

¿Qué sucedería si nuestra labor como coaches fuese desollada por la flecha de Heracles? No estamos exentos, mis queridos colegas: hay que mirar hacia adentro. Somos humanos y también enfrentamos circunstancias diversas. Por tal razón, tanto en nuestro proceso de vida, como en el ámbito profesional, es indispensable laborar con ese maravilloso coach que nos regala nuestro mundo interior. A continuación, les ofrecemos algunas alternativas:

1. Dedique 20 minutos por la mañana a la escritura libre (diariamente): este ejercicio sencillísimo le permitirá reconocer aquellas conversaciones internas que son recurrentes e incluso sus mayores temores. No se asombre si aparecen nuevas preguntas sobre su vida o halle respuestas inesperadas.

2. Reconozca sus sombras y sus héroes internos: ¿Qué aspectos de mi ser limitan mi ejecución en la profesión? ¿Qué cualidades he demostrado (incluso en los momentos de dificultad) que puedo utilizar para salir adelante en esta nueva empresa? ¿Qué se interpone entre mi posición actual en el contexto laboral y el ascenso? ¿Qué acciones he llevado a cabo hoy para vencer mis miedos?

3. Establezca una conexión entre los distintos papeles de su vida: ¿Qué características de mi “yo” comunicador pueden ser beneficiosas para mejorar las habilidades de mi “yo” coach? ¿Qué recursos internos puede aportar mi “yo” padre de familia a mi “yo” directivo? Recuerde que sus distintas facetas están a la merced de sus necesidades. Re-descubra el poder y las habilidades asignadas arbitrariamente a los distintos papeles de su vida e intégrelos en otros planos.

4. En sus conversaciones internas, elabore preguntas específicas, con respuestas específicas: ¿Qué en realidad yo deseo? ¿Qué me falta por llevar a cabo durante este mes? ¿Qué otras alternativas existen para mí? ¿Cuál es mi próximo paso, hoy? ¿Qué diez fortalezas desarrollaré de aquí a un año?

5. Sea sutil y amoroso con usted: dedique tiempo en la semana para premiarse y reconocer los logros obtenidos. Enfóquese en las fortalezas que ha adquirido a lo largo de su trayectoria. De vez en cuando, desconéctese de la función de coach y diviértase haciendo cosas diferentes. Sea un coach amoroso consigo mismo y otórguese tiempo libre.

6. Sepa escuchar-se: Practique la reflexión silente. Su mundo interior intenta competir con los estímulos sensoriales de la realidad. Esté atento: su ser intenta comunicarse con usted a viva voz. Esto puede manifestarse a través de un sueño, un dolor específico, un olvido casual… escúchese.

7. Sintonice con sus emociones: ¿Qué siento cuando estoy triste o enojado? ¿En qué parte del cuerpo lo siento? ¿Qué evoca en mí determinado cliente? ¿Cómo sé que he conectado con mis clientes, Aquí y Ahora? ¿Qué ocurre en mi organismo cuando tengo demasiados clientes (o debería invertir menos energía en la función de coach)? ¿Qué sensaciones experimento cuando intuyo que debo referir determinado coachee a otro colega?

8. Conecte con el Elemento Tierra: ¿Qué conversaciones internas poseo sobre cobrar por mis servicios de coaching? ¿Cuán tangibles resultan mis metas y objetivos? ¿Cómo se encuentra mi salud financiera? ¿Qué deberes y responsabilidades personales/profesionales he postergado y son una prioridad en mi vida?

9. Dialogue con los coaches internos de sus colegas: a través de una conversación cotidiana, nuestros colegas pueden orientarnos sobre cómo han manejado distintas situaciones personales y profesionales siendo coaches. Quizás su coach interno tiene una pregunta específica para el coach interno de su colega o éste tiene una respuesta que puede aportar a su compañero de profesión. Conecte con otros coaches internos y cree alianzas positivas.

Recordemos: en las etapas grises de la vida, es natural sentirse como Quirón. Debemos reconocer el poder sublime e ilimitado que radica en nuestro interior; esto, sin importar los escenarios de la vida. ¡Sí, somos coaches: vivamos la experiencia! Recordemos que nuestra misión de vida requiere lo mejor de nosotros en cada instante. ¿Qué esperamos para manifestar nuestro poder?

Ya lo dijo Miguel de Unamuno: “Doy conmigo el universo entero. Para ello tienes que hacerte universo, buscándolo dentro de ti. ¡Adentro!”

(El autor es psicólogo clínico, Coach Creativo Certificado (CCC), Coach Ejecutivo/Corporativo (CE) y Facilitador Autorizado (FA) de Coachville Spain/The Internacional School of Coaching. Puede contactar con el autor desde autores@tisoc.com).

lunes, 16 de noviembre de 2009

¿Qué es el futurismo?

Profa. Vivian Orama López

Estamos en el año 2040: gracias a los adelantos y sus mecanismos, son millones las personas que viven más de 100 años. Los bebés nacidos en esta era vivirán siglos y gozarán de una salud óptima; cientos de personas viven como millonarias; la industria del turismo lidera como la empresa mundial más grande en el siglo veintiuno; la Luna se ha convertido en el nuevo espacio habitado por los humanos. Sin embargo, el agua sigue siendo el preciado líquido que desaparece poco a poco; para poder respirar aire puro, cada familia debe poseer su propio purificador de oxígeno; miles de especies de plantas y animales están extintos. Estas aseveraciones parecieran que forman parte de una película de ciencia ficción, pero no es así. Éstos son sólo algunos de los escenarios que nos presenta el futurólogo Edward Cornish en su libro Futuring: The exploration of the future.

La ciencia del futurismo, asevera Cornish (2004), no se considera como una ciencia natural como lo es la biología o la física, pero sí como una ciencia social o la economía. La misma utiliza la razón y los métodos científicos; se concentra en la sociedad y no en el individuo; utiliza los hechos históricos, el conocimiento científico, los valores y la imaginación para crear imágenes que puedan ocurrir en el futuro (Cornish citado por Acevedo, 2008).

La meta del futurismo no es predecir el futuro, sino convertir el mismo en uno mejor (Cornish, 2004). Según este investigador, el mundo del futuro se desarrolla a partir del mundo presente. La clave para mejorar el futuro, según el futurólogo Edward Cornish (fundador del World Future Society) será la siguiente: fijarse en las tendencias y no los eventos.

El Marqués de Condorcert, primer científico futurista del siglo XVIII, aseguraba que para poder predecir el futuro debíamos conocer y entender el pasado, refiriéndose a las tendencias sociales notables (Beckwith, 1981). Él mismo pronosticó numerosas realidades que hoy prevalecen: por ejemplo, el continuo e indefinido aumento en los años de vida, la inseminación artificial, el crecimiento del movimiento feminista, la adquisición de un seguro individual y social (Seguro Social), la creación de una organización internacional que velara por la paz (Naciones Unidas), entre otras.

Cornish (2004) presenta seis mega tendencias que moldean el futuro de la sociedad en que vivimos. Las mismas se detallan a continuación:

1. Progreso tecnológico - incluye todos los adelantos que le permiten al ser humano realizar sus propósitos de una forma más efectiva. Millones de científicos, tecnólogos y académicos trabajarán juntos para crear ideas innovadoras, asevera Cornish.

2. Desarrollo económico – el progreso tecnológico produce como consecuencia esta segunda mega tendencia. De esta manera, los individuos utilizarán sus conocimientos para producir bienes y servicios para su uso y el de los demás. Por lo tanto, cada generación comenzará con más capital y bienestar.

3. Mejoramiento de la salud – el mejoramiento de la salud permite el aumento en el crecimiento de la población y su edad promedio, por lo que la población mundial aumentará cada día. Lugares como el Monte Everest y la Antártica serán opciones reales para morar.

4. Aumento en la movilidad – tanto las personas, bienes e información se han trasladado de un lugar a otro de forma acelerada. Los viajeros preferirán viajar a lugares más distantes; supercarreteras unirán los continentes de Europa, Asia y África.

5. Deterioro ambiental – el mundo entero se ve afectado por esta mega tendencia; esto ocurre por el desarrollo económico y el crecimiento poblacional continuos. El aumento de la contaminación en los océanos y el aire serán cada vez más notables.

6. Pérdida de la cultura tradicional – la movilidad, junto a otros elementos como el crecimiento económico y los cambios rápidos, han hecho posible que las personas pierdan parte de su propia cultura para adaptarse a un nuevo ambiente.

Las mega tendencias presentadas por Cornish, editor de la revista The Futurist, representan la forma en que se desarrollan los acontecimientos a través de este tiempo. Por lo tanto, será imperativo el cuestionarnos cómo éstas nos ayudarán a pronosticar el futuro. Por último, el Prof. Howard F. Didsbury, Jr. (citado por Acevedo, 2008), asevera que las personas tienen diferentes actitudes hacia el futuro. A continuación, les presento las siguientes disposiciones:

· providencial/fatalista – es aquella persona que tiene una visión fatal del futuro y que dependerá de la providencia divina.

· convencional – el futuro se vislumbra como el presente; es la misma cosa.

· pesimismo – el individuo siente nostalgia por el tiempo pasado, ya que el mismo fue uno mejor.

· discontinuidad – no existe una continuidad entre el pasado y el futuro; una cosa no tiene que ver con la otra.

· optimismo – existe una fe en el progreso, optimismo y confianza en la tecnología.

· desconocido – no saber qué va a pasar en el futuro.

· futurista – tener una visión optimista del futuro, la cual tiene muchas posibilidades de planificación y acción.

Así que cuando hablemos o pensemos sobre el futuro, será necesario tomar en cuenta las tendencias sociales y aceptar la gran responsabilidad que se desprende de este análisis: el futuro dependerá de cada una de nuestras acciones presentes, tanto individuales y colectivas. Y usted: ¿qué decisión tomará hoy que repercutirá en su futuro?

(La autora es profesora universitaria en la Universidad de Puerto Rico en Aguadilla y estudiante doctoral del programa de Educación en Currículo e Instrucción de la Universidad Interamericana de Puerto Rico, Recinto de San Germán. Puede contactar con la autora desde autores@tisoc.com)

viernes, 13 de noviembre de 2009

Galleta de la suerte: Más sabe el griego

Hay algo maravilloso dentro del mundo del Coaching que lo distingue de otros modelos de intervención: nos referimos al arte de preguntar. Un portal infinito se abre a partir de una pregunta ingeniosa.

Editorial (ariel.orama@tisoc.com)

Algunos pensarán: esto ya fue dicho por los griegos. No aporta algo innovador. Sin embargo, ¿hasta qué punto fomentamos en la actualidad el arte y ciencia del buen preguntar? ¿Cuán seriamente nos educamos para crear preguntas substanciales?

Una pregunta, ya sea escueta o estilizada, expande la mente hacia nuevos horizontes. Las grandes invenciones y los experimentos exitosos han surgido precisamente de una pregunta curiosa. Se dice que el pequeño Einstein, con una brújula en mano, creaba preguntas interesantísimas sobre el tiempo y el espacio.

En el ámbito de las relaciones, una pregunta sutil podría mejorar nuestros vínculos con los demás (ejemplo: “¿Puedo sugerirte algo? ¿Qué puedo aportar en nuestra relación?”) Una pregunta precisa, contrario a una crítica, podría crear auto-conciencia en un niño para así “despertar” (“¿No habrás utilizado demasiado azul en tus dibujos? ¿Qué harías si apareciera un duende mágico que cumpliera todos tus sueños?”). Hasta el criterio final de la mujer más hermosa del Universo resulta ser deliberado por una última pregunta.

Los coaches tenemos un arma poderosa que no debemos olvidar: esa curiosa y estilizada curva en un signo arbitrario, cuyo punto mágico es capaz de crear introspección en el cliente y ofrecerle la adrenalina suficiente para actuar. Ya lo dijo Sócrates: seamos parteros del conocimiento.

Elaborar más y mejores preguntas en cada instante, es una gran responsabilidad: no sólo como coaches, sino también como descubridores de los grandes misterios de la vida. Cuestionamientos como ¿Qué no se le ha ocurrido todavía? ¿Cuál es el próximo paso? ¿Qué haría su jefe o su mayor ídolo en esta situación? ¿Qué más puede aportar? ¿Cómo se sentiría cuando logre su meta? son fundamentales para que cada cliente llegue a la cúspide de sus sueños.

Y finalmente ustedes, queridos colegas, ¿qué se preguntan?

miércoles, 11 de noviembre de 2009

De ritos de consumo y narrativas gays

Consultor Pedro L. Vizcarrondo

Todos los seres humanos, invariablemente de nuestra orientación sexual, de una forma u otra observamos distintos ritos de consumos en la vida. Hay quien se sorprende con la simple mención de la palabra ritos. Pero la realidad es que no hay nada oscuro, ni raro, con los ritos de este estudio; éstos, en definición, son costumbres o simples actos que las personas repiten de manera invariable y ceremoniosa. Dichos rituales toman fuerza en un mercado mundial: por ejemplo, en Estados Unidos el poder de compra del mercado homosexual “Pink Market” generó $640 mil millones para el 2006 y $690 mil millones en el 2007. La proyección en EU para el 2008 se estimó en $708.5 mil millones. Y ante un mercado de fuerte afluencia económica, ¿Cómo es que en la esfera de Puerto Rico -y probablemente en muchos otros contextos- el mercado gay aún no está desarrollado al máximo? ¿Qué medidas y ajustes deberán tomar los comercios locales e internacionales en torno a las exigencias y deseos de esta población? Para tales fines, se elaboró un estudio abarcador que respondiera a éstas y otras interrogantes.

La investigación De ritos de consumo y narrativas gays tuvo como meta el conocer el mercado del hombre gay y sus prácticas de consumo, estilos de vida y socialización, de tal forma que nos permitieran lo siguiente, a saber: 1) ubicar un escenario más palpable, 2) comprender el segmento y 3) aportar al desarrollo futuro de estrategias publicitarias. Con una metodología cualitativa -basado en entrevistas en profundidad a quince hombres abiertamente gay de Puerto Rico, entre las edades de 21 a 47 años, y la observación participante por el medio etnográfico- conocimos las características generales de los hombres, imagen, selección de marcas y consumo de productos, percepción del mercado gay, sus necesidades, y la socialización en la noche y el día.

Tanto las entrevistas como las observaciones en los ambientes nocturnos revelaron lo siguiente: la imagen se consolidó como el valor más alcanzado por los hombres, siendo uno por el cual afirman su identidad gay. El consumo es alto y diferenciado en los productos específicos que el hombre gay usa en general. Por ejemplo, algunas marcas de productos y nombres de comercios visitados fueron notablemente expresadas: Sistemas MP3, Ipods, DVD’s, Iphone de Apple, Polo, Lacoste, Armani, Dolce & Gabanna, The Gap, Macy’s, Banana Republic, Zara, JC Penney, ArmaniXChange y American Eagle. Asimismo, restaurantes frecuentados como Outback, Chilis, Uno Chicago y Starbucks. Actualmente, ninguna de estas marcas de productos y comercios elabora estrategias de promoción o publicidad directa para el hombre gay de PR.

El producto más demandado por el hombre gay es ciertamente aquél que le ayude a mejorar su imagen. En este renglón, se destacan marcas como Origins, Ebel, Pro-Active, Ensio Laslo, Noxzema, Dove Facial y L’oreal. Los hombres gay del estudio reconocieron una relación fuerte entre el consumo y la identidad gay. Así fue expresado: “El hombre consume mucho; es una forma de denunciar lo siguiente: aquí estoy, existo, soy real. De igual modo,las prioridades en el consumo cambian en ciertos segmentos por edades.

Por ejemplo, el precio se mencionócomo elfreno más visible en las compras entre la mayoría de los hombres de 27 a 47 años, debido a obligaciones económicas que no les permitían gastar a plenitud cuando querían. En cambio, los jóvenes de 21 a 26 años, reflejaron la impulsividad en la compra, en especial, en artículos de equipos tecnológicos, cuidado personal y ropa. Este último hallazgo nos permite conocer el significado y valor inherente que estos tangibles poseen en las prácticas de consumo del hombre gay, en especial, en los más jóvenes de la Generación “Y”. Inevitablemente, las empresas necesitarán prestar una atención directa a estas realidades que se hacen cada vez más notables en el mercado de consumo de PR, y probablemente, en otros contextos. En la socialización, el hombre gay usa el medio en línea (chats, líneas interactivas como messenger y sitios como My space.com y Facebook), como foros de excelencia para estar en pleno contacto. Cuando se reúnen para salir juntos, se desplazan mayormente en grupos. En la ciudad de noche, la socialización comienza en las barras y continúa en las discotecas. Y así, continúan rotando entre lugares de diversión, ya que según el estudio, el disfrute gay no es de un solo lugar en la noche.

El mercado gay de Puerto Rico, en nada es errático, débil, ni menos transitorio. Y aunque el mercado puertorriqueño no apela al consumidor gay y las ofertas de socialización son todavía escasas al momento, el mercado se proyecta como terreno fértil para presentar estrategias de mercadeo y publicidad bien pensadas y sólidas para el segmento. Es por ello que, ante una visible lealtad de productos de parte del hombre gay puertorriqueño, nos cuestionamos lo siguiente: ¿Por qué la constante resistencia comercial a una integración de apertura que, claramente, refleja el nuevo orden social y muy diverso entre el colectivo de la sociedad de Puerto Rico? ¿De qué manera se refleja esta situación en el resto del Planeta?

(El autor posee un Máster en Publicidad de la Universidad del Sagrado Corazón de PR y es consultor de estudios cualitativos para COMUNICARE, Inc. Puede contactar con el autor desde autores@tisoc.com)

lunes, 9 de noviembre de 2009

Creatividad e innovación: Mentes plásticas

Dr. Ariel Orama López

En la estilizada pared blanca de la oficina 901, al lado del emblema que dice Succes, deslumbra un marco plateado con la siguiente frase: “nuestros empleados se caracterizan por la excelencia, el compromiso y la creatividad”. ¿Cuándo concebiremos que la creatividad, entre otros valores, no son únicamente accesorios decorativos que acompañan la visión y misión de nuestra empresa? ¿Qué valores y competencias dentro del contexto laboral serán importantes en el futuro?

Los investigadores del futurismo -a través de métodos de pronóstico exploratorio y normativo- han analizado las tendencias laborales de nuestra sociedad y sus implicaciones al transcurrir varias décadas. De todos los tipos de empleados, los que apuntan al perfil de los creadores del conocimiento y los genios creativos siguen siendo los pilares en el mundo de los negocios y el contexto laboral.

Como un asunto inquietante para las empresas locales, se vislumbra que aumentará significativamente el éxodo del personal creativo autóctono: si el país no produce empleos para los creadores del conocimiento y los genios creativos, éstos se seguirán desplazando a cualquier lugar del Mundo en donde puedan obtener mejores beneficios económicos a través de su poder creativo interior. A su vez, éstos incorporarán, a su vez, nuevas empresas competitivas e incluso concebirán nuevas disciplinas. Como consecuencia, las empresas locales tendrán que reclutar constantemente uno o más empleados para sobrellevar las pérdidas que conlleva el éxodo del recurso creativo. Por otro lado, tendrán que crear estrategias para incentivar a aquellos que aportan consistentemente a través del conocimiento, la creatividad e innovación.

Todo apunta a que el futuro favorecerá a aquellos que conciban nuevas ideas y productos: quienes aporten soluciones impensables a los problemas y que puedan generar nuevas ideas, productos, servicios e industrias, serán los que competirán por las mejores posiciones en las comunidades, los negocios y las organizaciones. De esta forma, aquellas empresas o empleados que fomenten el proceso de destrucción creativa(en el cual se elaboran constantemente nuevos y mejores productos, en un período determinado) se mantendrán vigentes ante las exigencias y los cambios inmediatos de la sociedad. Así, estos sobrevivirán ante la diversidad de productos y el deseo ferviente de adquisición por parte de los consumidores.

De otra parte, la mentalidad dirigida hacia las ideas pre-establecidas en colectividad y en consenso será desplazada por aquellos pensadores y creadores que deconstruyan y disloquen los paradigmas actuales; esto ocurrirá a través de formas novedosas de concebir la realidad. Recordemos que los procesos creativos emergen típicamente de la integración de distintas disciplinas, como un fenómeno muti-dimensional y experiencial. Por consiguiente, se vislumbra que la sociedad preferirá aquellas alternativas noveles o escenarios creados, que integren artísticamente el conocimiento y las ideas divergentes. Quienes sean capaces de pensar “fuera de la caja” de la mente colectiva, seguirán siendo recompensados por las grandes fuerzas económicas y serán valorados eventualmente por la misma sociedad.

Precisamente, al tomar en cuenta las repercusiones del devenir de los años y el desarrollo de las competencias individuales, Howard Gardner presenta en su libro Five Minds for the Future los cinco tipos de mentes que deberán existir en el futuro. Con el desarrollo de estas cinco (5) mentes, anticipa Gardner, los seres humanos podrán manejar lo que es esperado y lo que no puede ser anticipado. Estas son las siguientes, a saber:

1. La mente disciplinada: Aquella capaz de dominar una o más disciplinas. Según Gardner, el dominio de una materia o disciplina cualquiera le tomará aproximadamente diez años de estudio y aplicación a su ejecutor.

2. La mente sintetizadora:Evalúa la información objetivamente, la reacomoda y coloca de tal forma que tenga sentido para el sintetizador y para los demás.

3. La mente creativa:El autor presupone que esta mente se encuentra al menos un paso adelantado a las más sofisticadas computadoras y robots de la era. Ésta puede desarrollar nuevas ideas, plantear preguntas no familiares y crear respuestas inesperadas. Resulta importante señalar que la mente creativa se antepone a otros tipos de mente.

4. La mente respetuosa: Reconoce y muestra apertura a las diferencias entre los diversos grupos humanos y provoca el entendimiento del otro. La mente respetuosa trabaja efectivamente con estos y actúa de forma diplomática. Gardner puntualiza que, en un mundo interconectado, la intolerancia o la falta de respeto no serán una opción viable para el futuro.

5. La mente ética:En un nivel más abstracto que la mente respetuosa, este tipo de mente reflexiona sobre el trabajo versus las necesidades y deseos de la sociedad en la que se vive. Ésta se concentra en el contexto laboral y el bien común, más allá de los intereses personales.

Partiendo de estas cinco mentes y los vaivenes constantes del futuro, Gardner establece las siguientes implicaciones:

1. Los individuos que no hayan alcanzado cierto nivel de maestría en una o más disciplinas, no podrán ser exitosos en el trabajo.

2. Los individuos sin la capacidad de sintetizar serán sumergidos en un mar profundo, ante tanta información provista por los medios de comunicación; por lo tanto, se les hará difícil tomar decisiones juiciosas sobre su vida o el ámbito laboral.

3. Los individuos sin capacidades creativas serán desplazados por computadoras, artefactos y artificios.

4. Los individuos que no cultiven el auto-respeto o el respeto a los demás serán eliminados del contexto laboral y los colectivos.

5. Los individuos sin cualidades éticas, no podrán convivir en el mundo de los ciudadanos responsables.

Por estas y otras razones, el personal y los directivos de las empresas deberán cultivar la practicidad de los valores establecidos, la creatividad como herramienta indispensable, la incorporación constante de elementos novedosos y finalmente, el arte de ser totalmente moldeables: de acuerdo a mi análisis, la cualidad de plasticidadserá el metal más preciado dentro del contexto laboral del futuro. En este caso, las mentes creativas y los grandes impulsores del conocimiento ya han dado el primer paso: a través de sus manifiestos, han descubierto la alquimia que distingue a los empleados exitosos.

Finalmente, me pregunto lo siguiente: ¿Qué paso creativo deberá dar usted en el presente, que le llevará a la cúspide de sus sueños personales y profesionales? No hay que ser un gurú del futurismo para acertar. Indague: sus múltiples mentes ya conocen la respuesta.

(El autor es psicólogo clínico, Coach Creativo Certificado (CCC), Coach Ejecutivo/Corporativo (CE) y Facilitador Autorizado (FA) de Coachville Spain/The Internacional School of Coaching. Puede contactar con el autor desde autores@tisoc.com)

jueves, 5 de noviembre de 2009

Cordial de los dioses: Palabras creativas

Las palabras creativas son muy importantes a la hora de escribir… ¡No! Detente un momento.

Reportera Male Noguera Osuna

Las palabras creativas son muy importantes a la hora de escribir… ¡No! Detente un momento. Si crees que con este comienzo vas a capturar la atención y entretener a un lector, entonces, tienes que leer el siguiente artículo; no hay escrito más aburrido que aquel que va directo al grano, como si fuese un libro de ciencias para estudiantes de escuela elemental. Ahora, comencemos otra vez…

Si la creatividad no existiera, no habría poetas, artistas, pintores, cineastas ni escritores. ¿Y qué fuese del mundo sin éstos? Tal vez, sería sobrio y aburrido; en fin, no tendría sabor y ni color. Es que, la mayoría del tiempo, son esas personas creativas –a las que a veces llamamos “personajes” – las que disfrazan la monotonía que puede abundar en la vida diaria. Pero, más allá de darle variedad a la vida, la creatividad es la musa que más provoca inspiración y, sobre todo, llama la atención. No importa si es una carta, una monografía, un artículo o un discurso, la creatividad a la hora de escribir es lo que diferencia a los escritos que se olvidan, de aquellos que se recuerdan.

Sin duda alguna, no todo el mundo nace con el don para escribir con facilidad; sin embargo, todos tenemos la capacidad de hacerlo y de ser creativos. Basta con sentarse junto a un niño para comprobar que nacemos con la habilidad para imaginar. Tal vez, allí está la clave para convertirse en un ser creativo: en no dejar morir la espontaneidad. Incluso, la clave para desarrollar un creatividad efectiva recae en combinar los sentimientos, las emociones y la intuición con el pensamiento y la inteligencia. Hay que ser muy cauteloso a la hora de redactar, pues, si deseas hacerlo bien, no puedes ser impulsivo ni descuidado. Es por eso que, a continuación, comparto herramientas que te pueden ayudar a pulir tus textos, para que consigas con ellos llamar la atención.

¿Por qué es importante la creatividad al momento de escribir?

Escribir es más que poner un pensamiento en palabras. Por más que una persona nazca con el don de redactar, es algo que se debe hacer con paciencia y concentración. Para escribir y capturar la atención de un lector, hay que ser diferente. Es ahí cuando la creatividad entra en función y se convierte en la mejor herramienta.

¿Qué hacer para desarrollar la creatividad?

Visita un museo, lee a los grandes escritores, ve al cine, escucha música, en fin, rodéate de las artes. Al mismo tiempo, visita un lugar público, ya sea un parque, una universidad, un centro comercial, y observa cómo actúan las personas. Esto es parte de lo que llamo contemplar la vida, ya que no hay mejor libro o película que supere lo que pasa en la realidad. Crea historias en tu mente de lo que cada una de esas personas hace y deja que la imaginación rija tu pensamiento.

¿Cómo lograr escribir de manera creativa?

Después de permitirle a tu mente fluir, practica la escritura, pues –como en todo– de la práctica es que nace la perfección. Escribe lo que sientes, lo que nace de tu corazón, o sea, lo primero que pienses. Deja que el bolígrafo o la tecla tome acción y no juzgues. Cuando lo haces, detienes la corriente creativa. Escribir es como el ejercicio, así que practica varias veces a la semana. Mientras más corrido lo hagas, mejor te saldrá y con mayor facilidad.

Otros consejos valiosos…

  • Procura tener un comienzo impactante. La introducción es esa puerta hacia el resto del texto. De qué vale tener un escrito espectacular, si tu comienzo no captura al lector. Para esto, puedes describir, ubicar al lector en alguna situación, mostrar un ejemplo, usar una frase o cita impactante, hacer un juego de palabras, narrar algún evento, crear una situación hipotética, entre otras estrategias que llamen la atención. Puedes arriesgarte a buscar algo divertido o impactante, siempre y cuando tenga similitud a lo que expondrás en el resto del escrito.
  • Ten cuidado al describir. La descripción es un excelente recurso, ya que ayuda a que lector visualice lo que presentas, pero, en muchas ocasiones, es mejor demostrar, en especial si el texto es literario. A veces, la descripción exagerada puede tornarse en aburrida.
  • Cuando escribas, aléjate por un momento del texto. De esta manera, evitarás subestimarlo o, por el contrario, sobreestimarlo. Por otra parte, te recomiendo que leas varias veces tus escritos una vez los termines; seguramente, los tendrás que cambiar o modificar durante el proceso de revisión. Este ejercicio permite que el escrito evolucione. Escribir con tiempo te brindará la ventaja de añadir detalles y eliminar aquellos elementos que no aportan sustancia.
  • Procura decir lo que quieras una sola vez. No trates de repetir un mismo pensamiento con palabras diferentes. Recuerda que escribir no es igual que conversar.
  • Convierte al diccionario en tu mejor aliado, en especial, el de sinónimos. De esta manera, expandes tu vocabulario y aportas a la visualización del lector. No caigas en la trampa de repetir las mismas palabras de principio a fin. Éste es uno de los elementos que provoca que el escrito sea aburrido.
  • Varía el largo de las oraciones. No todas pueden ser largas o cortas. La variedad ayuda a que la lectura sea más fácil y amena.
  • Si divides el texto por secciones, facilitarás la lectura. Cada vez son menos las personas a quienes les gusta leer. La sociedad actual es muy visual, así que atrévete a jugar con el escrito. Puedes comenzar con la introducción y luego crear pequeñas secciones, utilizar subtítulo y/o “bullets”.
Por último, cierra el texto con alguna conclusión, un resumen o una opinión. A mí me gusta mucho volver a traer algo que utilicé en el comienzo del escrito, ya sea una frase, pensamiento o palabra que expuse en la introducción o en el título. ¿Por qué? Porque a la hora de llamar la atención, no quieres parecerte a un libro de ciencias de escuela elemental.

Recuerda: lo que resalta es el mensaje que llevas, pero lo que se graba en la mente del lector son las palabras creativas.

(La autora es reportera, redactora y escritora independiente. Actualmente, trabaja por su cuenta como reportera, desarrolladora de conceptos y asesora creativa para varias revistas. Ejerció también como editora de tres publicaciones y trabajó como reportera para la revista Imagen y el periódico Vida Actual. Posee un Máster en Redacción y un bachillerato en Comunicaciones y en Historia de Arte de la Universidad de Massachussets. Puede contactar con el autor desde autores@tisoc.com)

lunes, 2 de noviembre de 2009

Comunicación estratégica para el cambio

Crisis: Un panorama de la comunicación estratégica para el cambio (Reflexión sobre el manejo de crisis para las relaciones públicas)

Prof. Luis A. Márquez Varela
¿Cuántos de nosotros asumimos posturas renuentes ante cualquier adversidad? Cada vez que escuchamos el término “crisis”, corremos desembocados, despavoridos o desesperados para evitar mayores consecuencias ante lo que percibimos como el “fin del mundo”.

Las consecuencias de una crisis pueden tener efectos tanto negativos como positivos en nuestro entorno y en el bienestar común. Ahora bien, antes de analizar lo negativo, es importante tener en cuenta que una crisis “es una oportunidad que expone consecuencias con resultados positivos”. Es probable muchos se preguntarán: ¿cómo una crisis puede tener resultados positivos? Pues bien, la crisis ofrece un espacio oportuno que ayuda a definir y tratar asuntos que, para otros que desconocen el proceso mismo de crisis, representaría un “problema no definido”, ambiguo o confuso; todo ello, por la misma dinámica que encierra su manejo.

Consideremos lo siguiente: la crisis es una oportunidad y, a su vez, una oportunidad es una consecuencia positiva. Debemos aprovechar la “apertura” al máximo (o el momento idóneo), porque esa oportunidad corresponde al resultado positivo que atañerá a que las personas enfrenten la crisis de manera proactiva, de frente, con conocimiento, orientado y enfocado en el asunto.

En el ámbito de las organizaciones, debemos destacar que una mayoría significativa de empresas tanto públicas como privadas mantienen planes de contingencia ante el manejo de crisis. Probablemente, las mismas han transitado bajo pruebas difíciles y en ocasiones, estuvieron expuestas ante el riguroso juicio de la opinión pública.

Asimismo, algunas de estas organizaciones públicas o privadas que estuvieron en el ojo público se hicieron fuertes, se autosuperaron, comprendieron cuán importante resulta lograr ser proactivos y practican actualmente dicha proactividad de manera efectiva y eficiente. Por consiguiente, ante cualquier síntoma de carácter “problemático”, el mantener una visión proactiva ayuda a superar con mayor rapidez aquellas consecuencias que implicaron situaciones de poco control. Quizás, porque ésta fue la primera vez que enfrentó la experiencia. Además, el manejo dependerá del escenario, del asunto, de los involucrados, del ambiente y el entorno donde ocurrió el evento. Probablemente, algunas organizaciones no llegarán a superar alguna etapa en el manejo de crisis y serán clasificadas como “heridos al borde de la muerte”, esperando en cualquier momento que desaparezcan del panorama.

El hecho de desconocer y no comprender el proceso de manejo de las crisis imprevistas es similar a caminar por un desierto sin abastecimiento de agua: tratando de sobrevivir, experimentando un clima de desesperanza, un ambiente de falta de entendimiento, en un estado de ambigüedad y desorientación. Peor aún, conlleva enfrentar a los directivos o directivas organizacionales que revisarán y tomarán medidas para solucionar las concecuencias dede las decisiones equívocas. De seguro, dichas decisiones imprecisas, caracterizadas por medidas tomadas con base en la falta de entendimiento, traerán consecuencias “poco gratas” y ahí se observará la cadena de consecuencias.

La clave para el buen manejo de crisis, el cuidado en el proceso de tomas de decisiones organizacionales y la correcta dirección para cada una de aquellas etapas analizadas es la siguiente: la comunicación.

La comunicación efectiva como herramienta indispensable ante la crisis

La comunicación entre los seres humanos racionales conlleva un proceso básico y, a su vez, complejo. No muchas personas comprenden debidamente cómo ejecutar efectiva y eficientemente este instrumento de entendimiento mutuo. Por tal razón, el proceso de comunicación debe contener estímulos, significados y estar adaptado a un clima que represente lo que queremos comunicar, es decir, comunicación con propósito. De esta forma, podremos esperar un resultado favorable y si no fuese como lo imaginamos, al menos, contamos con la respuesta o realimentación.

Cuando hacemos sentir el significado de la palabra “comunicación” y lo depuramos como comunicación efectiva, la interpretación es sencilla: escucha, dialoga y luego decide”. La esencia de la comunicación se distingue por la manera de participar, entender, informar y permitir ser informado; de transformar percepciones en hechos reales, positivos y contundentes que marquen y dejen huellas ante una sociedad hambrienta de nuevos conocimientos.

Ese conocimiento es más que una simple razón para caracterizarnos y diferenciarnos como seres humanos racionales ante aquellos asuntos insolubles, incompletos, faltos de comprensión y entendimiento. Consiste en adoptar una actitud efectiva ante el manejo de asuntos sensibles y en llegar a un escalón superior – corresponde a “subir la barra”, como diría un gran amigo de la industria. Esto representa una herramienta indispensable para nuestro estilo de vida; nos permite llevar las acciones por consenso; nos invita a concebir el pensamiento de “ganar-ganar.” Sin embargo, una crisis nos brinda la oportunidad no sólo de “reaccionar” ante situaciones imprevistas, sino de comprender cuán libres somos como seres racionales al tomar decisiones difíciles a pesar de nuestra vulnerabilidad y fragilidad humana. No obstante, si nos preparamos ante la adversidad -ante ese momento difícil e inesperado que podrá ocurrir de vez en cuando- entonces seremos todos ganadores de nuestras propias iniciativas.

Por consiguiente, gracias a que pudimos reaccionar de manera proactiva, logramos superar la crisis y la solución nos facilita una “actitud de cambio”. Es desde este panorama que las relaciones públicas son una herramienta para administrar la comunicación efectiva con la variable precisa y favorable de una actitud positiva hacia el cambio.

Ciertamente, la crisis nos golpea inesperadamente y nos coloca ante posturas defensivas; no obstante, poco a poco nos iremos moviendo o girando hacia el norte con actitud favorable para comenzar a aceptar “los hechos” y así, finalmente, mirarnos al instante hacia la actitud de cambio.

Suponemos que ésta sería la mejor de las escenas. De hecho, debemos tomar en cuenta que esta oportunidad no se repite habitualmente. Entiendo que este es el camino adecuado, por el cual, debemos seguir con firmeza para encontrar nuestra superación, el progreso, ese norte, y finalmente, nuestra autorrealización como una sociedad que mira hacia el futuro con la visión del presente.

No necesitamos de dialectos complicados, ni de lenguajes esotéricos para hablar de “crisis”. Tampoco tenemos que presenciar una clase a nivel pregrado o de posgrado para concebir entendimiento. El conocimiento es un concepto no definido; hacemos camino en la medida que aprendemos de los conceptos o de las ideas y así lo definimos.

La mezcla del sentido común y la comunicación eficaz hará que las acciones y las consecuencias cumplan con el panorama de la comunicación estratégica para el cambio. En otras palabras, esto surge cuando la “crisis” ocurre y nos golpea imprevistamente, pero contamos con las herramientas precisas para manejarla. ¿Y por qué ocurre? ¡Porque aprendimos! Este será “el mapa” que brindará la oportunidad de ajustarnos y adaptarnos con el enfoque hacia ese cambio anhelado.

El manejo adecuado, preciso y desde la perspectiva de la comunicación efectiva (como mencioné anteriormente), son posturas que nos colocarán ante la pura reflexión y por tal razón, deberíamos asimilarla. Así, cultivamos el arte de cómo resolver nuestros conflictos personales y laborales de manera “pacífica”, desde el entendimiento mutuo; de convivir en el círculo de la armonía social y de ser una sociedad modelo adaptable al cambio.

La falta de una comunicación efectiva ante el manejo de “crisis” nos empuja, por momentos, a nuestro propio círculo vicioso (de la rutina) donde el “chivo expiatorio” conduce hacia los conflictos y prejuicios irracionales. Es sumamente complicado evitar estas “escenas”. Sin embargo, no debemos sucumbir en este acto “teatral”. Tanto usted, como yo, tenemos la voluntad de manejar los conflictos, sean cuales sean, de manera proactiva, responsable, eficaz y racional.

Usted, como yo, hemos nacido con grandes virtudes, somos bendecidos porque tenemos la capacidad infinita de ser creativos. Hemos evolucionado, porque disfrutamos de nuestros grandes talentos y habilidades. Aún más, una de las numerosas características naturales que tenemos los seres humanos y que no requiere de grados académicos ni de protocolos y mucho menos de diferenciación social o de género es la habilidad de comunicación o el saber comunicarnos. Aprende a escuchar activamente y desarrolla tus capacidades para dialogar de una forma eficaz. ¡Inténtalo y podrás sobrellevarlo con el aprendizaje! ¡Ahí está la conquista eficiente del proceso de comunicación!

Ser efectivo y eficiente son características que ha de tener el comunicólogo en su caja de herramientas para transofrmar el paradigma del cambio comunicacional. Consiste en ser estratega de nuestra propia visión con futuro y en dejar huellas para que las demás generaciones tengan un marco de referencia. Eso marcará la diferencia en el día de mañana. Aprenda a manejar su “crisis”, evolucione, busque la oportunidad y verá que no habrá límite que no logre superar; la consecuencia positiva la hallará con la actitud hacia el cambio.

Por lo tanto, la coyuntura que brinda la “crisis” en cualquier momento consiste en distinguir el problema desde otro ángulo. Hoy, manejamos alguna situación “crítica”; sin embargo, mañana tendremos la oportunidad de ver con otros ojos la esencia de esa “crisis”. No cabe la menor duda que, si no fuera por la razón de haberla experimentado, quizás nunca hubiésemos podido aprender de la debilidad que aún poseíamos y no observábamos, aunque sí veíamos.

En síntesis: la pura razón de manejar “crisis” está en su capacidad de saberlo comunicar.

(El autor es relacionista profesional y creativo. Ejerce como profesor del Departamento de Artes Gráficas y Publicidad Comercial de la Universidad de Puerto Rico en Carolina y es miembro de la Asociación de Relacionistas Profesionales de Puerto Rico. Puede contactar con el autor desde autores@tisoc.com)

Se ha producido un error en este gadget.