viernes, 19 de octubre de 2012

Self-Coaching: Una mirada hacia adentro

Self-Coaching: Una mirada hacia adentro

Dr. Ariel Orama López

autores@tisoc.com



En el mundo de las deidades, las musas y los centauros de la mitología griega aparece el personaje de Quirón (Kheírôn). Esta figura -recreada incluso en La Divina Comedia de Dante- evoca el simbolismo paradójico del curador herido. Quirón era un gran médico (prudente y sabio), cuya inmortalidad fue arrebatada accidentalmente por la flecha envenenada de Heracles. La misión del “inferior” de los hijos de Cronos fue memorable: y así, lacerado, se incorporó al territorio de los mortales.


        ¿Qué sucedería si nuestra labor como coaches fuese desollada por la flecha de Heracles? No estamos exentos, mis queridos colegas: hay que mirar hacia adentro. Somos humanos y también enfrentamos circunstancias diversas. Por tal razón, tanto en nuestro proceso de vida, como en el ámbito profesional, es indispensable laborar con ese maravilloso coach que nos regala nuestro mundo interior. A continuación, les ofrecemos algunas alternativas:



            1. Dedique 20 minutos por la mañana a la escritura libre (diariamente): este ejercicio sencillísimo le permitirá reconocer aquellas conversaciones internas que son recurrentes e incluso sus mayores temores. No se asombre si aparecen nuevas preguntas sobre su vida o halle respuestas inesperadas.

2. Reconozca sus sombras y sus héroes internos: ¿Qué aspectos de mi ser limitan mi ejecución en la profesión? ¿Qué cualidades he demostrado (incluso en los momentos de dificultad) que puedo utilizar para salir adelante en esta nueva empresa? ¿Qué se interpone entre mi posición actual en el contexto laboral y el ascenso? ¿Qué acciones he llevado a cabo hoy para vencer mis miedos?

3. Establezca una conexión entre los distintos papeles de su vida: ¿Qué características de mi “yo” comunicador pueden ser beneficiosas para mejorar las habilidades de mi “yo” coach? ¿Qué recursos internos puede aportar mi “yo” padre de familia a mi “yo” directivo? Recuerde que sus distintas facetas están a la merced de sus necesidades. Re-descubra el poder y las habilidades asignadas arbitrariamente a los distintos papeles de su vida e intégrelos en otros planos.

4. En sus conversaciones internas, elabore preguntas específicas, con respuestas específicas: ¿Qué en realidad yo deseo? ¿Qué me falta por llevar a cabo durante este mes? ¿Qué otras alternativas existen para mí? ¿Cuál es mi próximo paso, hoy? ¿Qué diez fortalezas desarrollaré de aquí a un año?

5. Sea sutil y amoroso con usted: dedique tiempo en la semana para premiarse y reconocer los logros obtenidos. Enfóquese en las fortalezas que ha adquirido a lo largo de su trayectoria. De vez en cuando, desconéctese de la función de coach y diviértase haciendo cosas diferentes. Sea un coach amoroso consigo mismo y otórguese tiempo libre.

6. Sepa escuchar-se: Practique la reflexión silente. Su mundo interior intenta competir con los estímulos sensoriales de la realidad. Esté atento: su ser intenta comunicarse con usted a viva voz. Esto puede manifestarse a través de un sueño, un dolor específico, un olvido casual… escúchese.

7. Sintonice con sus emociones: ¿Qué siento cuando estoy triste o enojado? ¿En qué parte del cuerpo lo siento? ¿Qué evoca en mí determinado cliente? ¿Cómo sé que he  conectado con mis clientes, Aquí y Ahora? ¿Qué ocurre en mi organismo cuando tengo demasiados clientes (o debería invertir menos energía en la función de coach)? ¿Qué sensaciones experimento cuando intuyo que debo referir determinado coachee a otro colega?

8. Conecte con el Elemento Tierra: ¿Qué conversaciones internas poseo sobre cobrar por mis servicios de coaching? ¿Cuán tangibles resultan mis metas y objetivos? ¿Cómo se encuentra mi salud financiera? ¿Qué deberes y responsabilidades personales/profesionales he postergado y son una prioridad en mi vida?

9. Dialogue con los coaches internos de sus colegas: a través de una conversación cotidiana, nuestros colegas pueden orientarnos sobre cómo han manejado distintas situaciones personales y profesionales siendo coaches. Quizás su coach interno tiene una pregunta específica para el coach interno de su colega o éste tiene una respuesta que puede aportar a su compañero de profesión. Conecte con otros coaches internos y cree alianzas positivas.

Recordemos: en las etapas grises de la vida, es natural sentirse como Quirón. Debemos reconocer el poder sublime e ilimitado que radica en nuestro interior; esto, sin importar los escenarios de la vida. ¡Sí, somos coaches: vivamos la experiencia! Recordemos que nuestra misión de vida requiere lo mejor de nosotros en cada instante. ¿Qué esperamos para manifestar nuestro poder?

Ya lo dijo Miguel de Unamuno: “Doy conmigo el universo entero. Para ello tienes que hacerte universo, buscándolo dentro de ti. ¡Adentro!”

(El autor es psicólogo clínico, Coach Creativo Certificado (CCC), Coach Ejecutivo/Corporativo (CE) y Facilitador Autorizado (FA) de Coachville Spain/The Internacional School of Coaching.)

lunes, 1 de octubre de 2012

Liderazgo en tiempo de crisis: Una Oportunidad de Crecer

Por Jacques Giraud

Los chinos hablaban en un refrán antiguo que las crisis eran oportunidades, como una forma de motivar o conectar el hecho que los seres humanos que viven un proceso de crisis, puedan buscar dentro de ellos, junto con el apoyo externo tangible o intangible, una oportunidad de poder encontrar soluciones, y cuando escribo del “apoyo”, es que se recibe de las formas más extrañas y sutiles.

¿Cómo ejercer el liderazgo en esos momentos? Puede decirse que el liderazgo es el conjunto de capacidades que un ser humano tiene para influir en un conjunto de personas, haciendo que este equipo trabaje con entusiasmo en el logro de metas y objetivos; ahora, ¿Cómo podría “autoliderizar” para equilibrar mis pensamientos y emociones en un momento de crisis?

Hace unos años, en un capítulo de Los Simpsons®, Lisa recordaba que los chinos usan la misma palabra para designar crisis y oportunidad. Buscando estas palabras en internet, básicamente en un buscador como Google®, puedes encontrar comentarios breves, pero interesantes, ya que nos proporciona claves esenciales para interpretar lo que estoy diciendo, en el chino:

危机 (Crisis)
机会 (Oportunidad)

Si se fijan, el último ideograma de “crisis” es el primero para “oportunidad”. En cada crisis hay una oportunidad. Esto se aplica, por ejemplo, en la lucha activista por la libertad en Internet, o a la crisis que está viviendo la industria del entretenimiento del cine con las copias, o incluso cualquier país de Latinoamérica, donde observamos una crisis de valores, manifestada por síntomas de crisis en lo institucional, político, económico y social, y si lo llevamos al plano personal: una desilusión amorosa, la desintegración familiar, el no alcanzar un objetivo o un sueño, nos refleja que estamos en una crisis.

En cada crisis hay una oportunidad y a más profunda la crisis más importante y mejor puede resultar la oportunidad. En muchas ocasiones es difícil ver la oportunidad, o resulta más cómodo no buscarla, pero si no la buscamos nosotros, alguien lo hará. En la lucha por las libertades es incluso deseable que las cosas estén muy mal; eso abre auténticas puertas para luchar, aunque se haga contra fuerzas muy superiores. Jamás hay que menospreciar el tesón humano de aquellos que buscan la verdad (aunque no estén en posesión de ella).

Como líder, tu oportunidad de colocar en orden, tus pensamientos y emociones, ante la adversidad, es una manera de alinear tu energía interna hacia un objetivo mayor: La toma de consciencia o el aprendizaje que está disponible para mí en esa situación.

Un ejemplo claro de aprovechar las crisis como una oportunidad, es la secuencia biográfica en el área política y financiera de Abraham Lincoln, observen una muestra histórica donde la constancia ante las crisis puede traer resultados positivos, como la presidencia de los Estados Unidos de América:

  • Falló en los negocios en 1831.
  • Perdió para legislador en 1832.
  • Falló en los negocios por segunda vez, terminando en quiebra económica en 1833.
  • Sufrió un quiebre nervioso en 1836, y fue internado en un hospital.
  • Perdió para vocal en 1838.
  • Perdió para elector en 1840.
  • Perdió para congresista en 1843.
  • Perdió para congresista en 1848.
  • Perdió para el senado en 1855.
  • Perdió para vicepresidente en 1856.
  • Perdió para senador en 1858.
  • Es electo presidente de los Estados Unidos de Norteamérica en 1860.

Resumiendo, los momentos de crisis no son ajenos a ninguno de nosotros. De hecho es algo normal que se da en nuestra vida a todos los niveles como el profesional, el afectivo, el financiero, etc., la diferencia radica en la manera que afrontemos los cambios. En época de crisis es cuando se pone a prueba la naturaleza de cada ser humano. Podemos llorar y quejarnos, o podemos ver la oportunidad que existe.

Todo reside en su mayor parte en descubrir el aprendizaje detrás de la crisis, la actitud que asumo frente a la situación: una actitud neutra o positiva ante la situación aparentemente inmanejable, la capacidad de auto-recuperarme (Resiliencia) y como nos mostró Abraham Lincoln: “No dejes de estar en movimiento”.

¿Utilizas el poder personal de elegir tu actitud en las crisis que enfrentas en tu vida?  Te invitamos a reflexionarlo.

Por Jacques Giraud Herrera, Coach TISOC®.

Se ha producido un error en este gadget.