lunes, 30 de julio de 2012

Caballos hablan a los ejecutivos

El ‘coaching’ incorpora este animal para trabajar en liderazgo

El caballo es un líder nato y tiene una gran facilidad para percibir las emociones de las personas, como el miedo, la inseguridad o los bloqueos emocionales.

Por esas características, este animal se ha incorporado al mundo de la salud para terapias de niños con discapacidad o personas con estrés postraumático.

Pensando en esas cualidades y en ese trabajo, expertos en coaching en España quisieron mirar cómo podía integrarse el caballo en este estilo de asesoría, y funcionó. Se inventaron el coaching asistido con caballos.

“El caballo hace como de espejo y refleja las emociones de la persona: si tiene miedo, si está insegura”, explica Miguel Roldán, coach presidente de Tisoc, empresa española especializada en coaching.

Según Marta Díaz, certificada en coach asistido con caballos y quien trabaja con la empresa colombiana Valle Verde, “el caballo, por supervivencia, depende de la percepción del peligro y de las energías a su alrededor y las refleja. Sabe leer muy bien el lenguaje no verbal y ahí entra el lenguaje corporal de las personas”.

Ellos explican que este animal pone en evidencia aquellos puntos que son necesarios trabajar en una persona para mejorar. “Pone de manifiesto nuestras fortalezas o debilidades en la comunicación no verbal, así como nos hace tomar conciencia de cómo nos relacionamos con los otros”, comenta Roldán.

Ahí es donde entra el trabajo con los ejecutivos, quienes deben ser uno líderes en sus cargos.

“En coaching ejecutivo, el caballo es un maestro del liderazgo: lo asume si no siente confianza o seguridad en los otros, o lo cede en quien puede confiar absolutamente”, dice Miguel Roldán.

Así, si el caballo huye o rechaza a una persona, por más títulos y altos cargos que ejerza, indica que está manifestando emociones negativas y que hay puntos para trabajar. En ese instante entran a actuar el lector o etólogo equino, un especialista en el comportamiento animal, y el coach para analizar e indagar.

“Relacionarnos con el caballo va a evidenciar nuestra capacidad de confiar en nosotros mismos y de generar confianza en los demás para liderar mejor. Es el mejor feedback: claro, inmediato, honesto y objetivo”, dicen los expertos en este técnica,

Trabajar  en liderazgo 

Para certificarse en ‘coach’ asistido con caballos o participar o hacer un proceso con esta técnica, no es necesario saber montar el animal ni tener ropa especial, porque el caballo participa como uno más del grupo.

Todas las actividades son en tierra, de acercarse al animal o dejar que él se acerque de diferentes formas y luego leer sus actitudes y las de las personas. Este tipo de ‘coaching’ se usa para trabajar con personas con problemas de autoestima, de comunicación o con necesidad de mejorar su expresión verbal, así como para reforzar el liderazgo organizacional, y para el desarrollo personal y profesional. Además, permite que el trabajo se dé en un espacio abierto y más lúdico.

Fuente: portafolio.co

miércoles, 25 de julio de 2012

Nunca sabemos cuán altos somos

Por Dionisio Contreras Casado

S. V a.C, la ciudad de Tanagra conmemora que, en su pasado mitológico, fue asediada y se encontró sitiada por un ejército aparentemente muy superior en fuerza física a las defensas con las que cuentan sus habitantes. Aquellos, sorprendidos en pleno sueño, pávidos y atemorizados corrieron de un lado para otro sin saber muy bien qué hacer, si prepararse para la lucha o disponerse a la muerte, o ambas cosas. Extramuros, el ejército atacante no cesaba en su empeño por hacerse con Tanagra, y los alaridos de afuera iban bloqueando cada vez más a sus ciudadanos.

Todos observaban atónitos como el joven Hermes, en un paroxismo de terror, cogía un carnero, se lo echaba sobre los hombros, y comenzaba a dar vueltas alrededor de la ciudad atacada desde el exterior. El ritmo, en un primer momento acelerado, se iba tornando más sosegado, y una mueca de placidez iba poseyendo su cara. El desconcierto de la población era tan grande, y el terror tan intenso, que de forma instintiva se fueron situando tras de él, llevando consigo inciensos y flores, en una especie de romería. Del reconocimiento del miedo nacieron los cantos y de la unión de cada una de las voces de los procesionados que entonaban una canción distinta, surgió un sólo canto coral que a todos gustaba, y para todos significaba.

Cada uno de los ciudadanos se sintió en el lugar del carnero que Hermes portaba sobre sus hombros, y experimentaron la confianza de que esto les dispondría espiritualmente para lo que no estaban preparados instrumental y físicamente. El mundo material se tocó en un lindero con el mundo espiritual, y Hermes, dios mitológico de las fronteras y mensajero entre dioses y humanos, vino a recordar a los atemorizados que la fuerza precisaba de su suplemento para convertirse en Poder. Año tras año, Tanagra evoca aquella epopeya.

S.XXI d.C. Tanagra somos todos. La presa ahora son los muchachos y muchachas, mujeres y hombres, que psicológicamente estamos como dormidos, adormilados. Dentro de cada uno existe un primordio, aparentemente débil pero que lucha por convertirse en un Ser completo. En lo más íntimo de nuestras personas vive Lo que se caracteriza por Ser aquello que Será, y por lo tanto que precisa de una seguridad espiritual para convertirse en Poder.

El primordio, potencial fuerza máxima, ha dado en llamarse de muchas maneras: Self, Ser, Espíritu, Ello, Conciencia, Arquetipo Divino, e independientemente de la nomenclatura, se refiere a aquello que es esencial a toda persona y que de forma indestructible viene definido por: Amor incondicional, Sabiduría perenne, Salud imperecedera y  nítida Creatividad. Pero al otro lado de nuestra Tanagra, y asediando se encuentra el Ego, el Yo, la personalidad en el sentido etimológico de la palabra (careta), aquello con lo que nos sentimos identificados, pero no representa lo que Somos.

Si el miedo nos ha desposeído, si la turbación ha hecho que perdamos el sentido en la vida, en definitiva, si la espesa niebla del ego ha ocultado el Ser, se da un  importante caldo de cultivo para síntomas, como las dependencias o la ansiedad, que nos avisan de que hemos perdido el camino. Víktor Frankl, desde un enfoque humanista de la psicología reflexionaba en una entrevista: “Lo esencial de la condición humana es el hecho de autotranscenderse, el que haya algo más en mi vida que no sea mi yo(…) esto se olvida (…) y este es el error fundamental, digamos existencial, de todo tipo de malestar emocional. La gente, a partir de una falta de sentido en la vida, se crea en su interior una sensación de sentido meramente subjetiva.”

En esa pérdida de sentido, como si de una espesa niebla o una profunda ceguera se tratara, la persona pierde el referente de su Ser, cosificándose en lugar de transcendiéndose, que es el objetivo del primordio innato: Ser lo que Será. Consiguientemente como fruto de la insatisfacción que supone la pérdida de sentido, el quebranto de la autenticidad, aumentan las ganas de una satisfacción inmediata, narcótica y anestésica, que no solamente ofrecen las drogas, sino que puede ser buscada en las relaciones interpersonales, generando relaciones basadas en la dependencia afectiva; en la búsqueda de lo material, perpetuando una vez más el círculo de la insatisfacción del ego, ya que como nos recuerda un antiguo proverbio chino: “tratar de apagar los deseos mediante la posesión es pretender apagar el fuego con la paja”; o a través de cualquier otra dependencia psicológica, que tenga como único fin la utilidad y el hedonismo. En este marco, las relaciones con los demás están basadas en proyecciones de mis carencias, fortalecimiento de la imagen de mi ego, aparición de emociones displacenteras y advenimiento de la ansiedad. Ni que decir tiene que en este campo no crece el amor, no progresa la sabiduría, no prospera la salud, y desaparece la autenticidad y creatividad, en fin, las relaciones sociales dejan de ser sentidas como gozosas. En el mundo laboral, todo se vuelve tortuoso.

El sufrimiento surge de la resistencia a aceptar que fue ese el camino que me llevó al otro lado de la frontera, o dicho de otro modo: lo primero que recomiendan para salir de un agujero, es dejar de cavar. Emily Dickinson describía muy bien la emoción de cualquier persona que retoma con la difícil labor de aumentar sus áreas de conciencia, y comienza a ver frutos: “Nunca sabemos cuán altos somos, hasta que nos piden que nos levantemos.”

Dionisio Contreras Casado
Educador Social. Experto en Drogodependencias. Formador de Inteligencia Emocional.

lunes, 23 de julio de 2012

2011

Por Dr. Ariel Orama López

¡Celebremos, recién iniciamos un nuevo ciclo en nuestras vidas! Los aires del 2011 ya se sienten por doquier. En estos momentos, le invito a que despegue una página adicional de la libreta de sus sueños y elabore su “lista de resoluciones 2011”:

1. El año 1: ¿Si tuviera la oportunidad de iniciar su vida desde cero, ¿qué modificaciones haría? ¿Qué cambios son trascendentales en este período, para comenzar a vivir desde una perspectiva diferente? ¿Cuál es su misión y visión personal y profesional a partir de ahora? ¿Si tuviera que redactar la lista de sus últimos cinco deseos en esta existencia, ¿cuáles serían?

2. Tecnología: ¿Qué destrezas tecnológicas debo desarrollar para satisfacer las expectativas del mundo globalizado? ¿Qué ajustes necesarios debo efectuar para poder estar más conectado con la Tierra, a partir de ahora, y menos con el universo virtual (menos horas dedicadas a facebook, twitter, otros)? ¿Qué me falta por aprender sobre los nuevos adelantos tecnológicos y el potencial para establecer negociaciones a través de estos?

3. Metas específicas: ¿Qué cinco metas específicas logrará desde ahora hasta enero de 2012? ¿Qué objetivos deberá cumplir para conseguirlas y para cuándo deberá alcanzarlos (colóquele fechas)? ¿Cuáles serán sus aliados para alcanzar tales objetivos? ¿Con quién los consultará (de tal manera que pueda establecer cuán realistas son o incluso confirmar que ya fueron alcanzados)? ¿De qué situaciones deberá desprenderse para lograrlos? ¿Cómo será su proceso de negociación si alguno de sus objetivos no se logran? ¿Cómo manejara los momentos de frustración en el proceso de obtener sus metas? ¿Qué conversaciones internas deberá callar a la hora de ejecutar sus objetivos? ¿Qué discursos internos deberán predominar en su mente para manifestarlos en la realidad?

4. El ego: ¿Qué cambios en su actitud deberá asumir para mejorar su relación con los demás ante la llegada de un nuevo ciclo? ¿Qué palabras deberá eliminar en sus discursos con los demás, que de alguna manera sean ofensivas o le afecten en su modo de proceder con los otros? ¿De qué manera deberá comenzar a cultivar valores productivos en el ámbito de las relaciones (tales como la transparencia, la humildad, el respeto a la diversidad, la solidaridad y el desapego)? ¿Qué valores o cualidades se integrarán a partir del 2011, como parte de su visión y misión personal?

5. El elemento tierra: ¿Qué haré para mejorar mis finanzas a partir de enero de 2011? ¿Cómo definiré operacionalmente el concepto de “salud financiera”? ¿Será necesario implementar cambios en cuanto a los gastos semanales o la utilización del fondo de emergencias? ¿Qué nuevas negociaciones y proyectos llevaré a cabo a partir de este año? ¿Qué formaciones deberé adquirir como parte de mi mejoramiento profesional?

6. Naturaleza: ¿Cómo será mi relación con la naturaleza, a partir de ahora? ¿Qué cambios alimentarios debo efectuar? ¿De qué manera mi empresa puede ser agente de cambio en cuanto a los aspectos ambientales?

7. La foto del 2011: Si usted viajara en el tiempo hasta diciembre de 2011 y le tomaran una fotografía: ¿Qué elementos compondrían su foto? ¿Cómo usted luciría? ¿Qué habrá logrado? ¿Quiénes estarán con usted? ¿Qué emociones sentiría una vez haya alcanzado todas sus metas y objetivos? ¿Quién o quienes estarían orgullosos de sus logros? ¿De qué manera estos logros repercutirían de forma positiva en el contexto familiar, en su relación de pareja, o en su vínculo de amistades?

Una vez finalice su lista de resoluciones, sea capaz de reducirlas a una oración. Finalmente, sea capaz de reducirlas a una palabra o una imagen, y grábela en su mente. Lo que usted haga finalmente con su hoja de resoluciones es irrelevante: lo importante es que un nuevo ciclo iniciará y usted tendrá la oportunidad de tomar el timón de su vida y su carrera profesional con nuevos ojos y una nueva dirección. Sólo le quedan algunos días para elaborar su lista de resoluciones para el año 2011, pero no hay problema: el número de páginas de la libreta de sus sueños es, sin lugar a dudas, infinito.
Finalmente, ¿qué hará, aquí y ahora, para convertir su vida en un álbum fotográfico de realidades? (¡Feliz 2011!)

Tu palabra de acción: génesis

Tu afirmación: “Soy un nuevo ser a partir de hoy”.

La pregunta: ¿Qué cambios efectuaré hoy, Aquí y Ahora, para poder rediseñar mi vida de un modo diferente a partir del 2011?

(El autor es Psicólogo Clínico, Coach Certificado de Coachville Spain/The Internacional School of Coaching. Autor de los libros: Psicología como profesión: Orígenes y tendencias y Sinapsis Crëativa: Crea.tu.Universo.)

jueves, 19 de julio de 2012

¿Quién soy?

Por Ma Prem Bhama

Los maestros espirituales nos alientan a buscar en nuestro interior y tomar responsabilidad de nuestras vidas y de nuestras acciones. La respuesta siempre está dentro de nosotros y buscar  en nuestro interior es un reto porque hay situaciones que no queremos recordar y momentos que queremos olvidar, sin embargo, el “monstruo“ hay que tomarlo por los cuernos.

Para llegar a conocernos es ineludible sacar los esqueletos del closet, enfrentarnos al miedo y hacer un análisis de qué está pasando con nosotros.

En esta área de nuestras vidas: la Identidad,  vamos a descubrir quiénes somos en realidad. Cómo soy, qué cosas me mueven a la acción. Cuál es mi temperamento, soy alegre, divertido o por el contrario todo es un esfuerzo para mí y veo la vida gris en lugar de color rosa.

El resto de las áreas de nuestra vida (Finanzas, Mente, Hogar, Diversión, Salud, Relaciones, Sexualidad, Espiritualidad, Profesión, Metas, Introspección) están influenciadas por cómo nos vemos como persona. Nuestros pensamientos y emociones (psique) influencian nuestro cuerpo (soma) y viceversa. También influencian todo lo que ocurre y se manifiesta en nuestra vida. El Talmud dice que no vemos las cosas como son, sino como somos. A veces vemos las cosas de acuerdo a nuestras experiencias y a nuestro estado de conciencia, no como realmente son.

Nuestro estado de conciencia es una colección de experiencias. Es el conocimiento  que tenemos de nosotros mismos, de nuestros actos y cómo reflexionamos sobre ellos. Lynn McTaggart en su libro The Intention Experiment define la conciencia como una sustancia fuera de las limitaciones del cuerpo y es una energía altamente ordenada con la capacidad de cambiar la materia física. Es algo que podríamos llamar aura y es una energía que nos ayuda a cambiar nuestra realidad. Así de poderosos somos, solamente tenemos que creer que lo somos.

Ahora, busca un lugar tranquilo, medita por lo menos quince minutos, busca tu diario y contesta estas preguntas:

1-¿Quién soy? (sabemos lo que no eres, no eres tu trabajo, no eres tu cuerpo, no eres lo que tienes, no eres tus estudios, ni el poder que tienes. Eres un estado de conciencia o un ser espiritual). Escribe lo que sientas, poniendo especial atención a tus emociones.

2-¿Que camino espiritual he escogido y cuan cómoda me siento en él?

3-¿Cuán conectado estoy con Dios, mi ser Superior, la Energía Divina, etc.?

4-¿Qué me hace feliz?

5-¿Cuáles son mis estándares éticos?

6- ¿Vivo honrando mis estándares y en lo que creo?

7- ¿Qué cosas me mueven a la acción?

8-¿Qué cosas me divierten?

La respuesta a estas preguntas te ayudarán a ver quién eres  y cómo vives tu vida. Recuerda que para el que cree todo es posible, cree en tu corazón que puedes vivir la vida de tus sueños y lo lograrás.

Ma Prem Bhama
Certified Life Empowerment Coach

miércoles, 11 de julio de 2012

El agua de las emociones: usa tu inteligencia emocional

Por Jose Luis Fuentes

Vivimos en un mundo escéptico porque el ser humano ha perdido la fe en si mismo, pero una nueva era, un nuevo milenio nos acoge para comprender que solo cada uno de nosotros tiene el poder de modificar su propio destino. El cambio es posible, hay que aprender a escuchar nuestras emociones, dejar que el agua de nuestro cuerpo fluya limpia y transparente y no envenenarlas con las creencias irracionales, los perjuicios, los falsos valores que nos llevan a conductas negativas para nosotros mismos. El peor enemigo de cada uno de nosotros somos nosotros mismos, pero por ende, el mayor regalo que la vida nos ha ofrecido es nuestra conciencia, nuestra capacidad de emocionarnos y de adaptar y modificar nuestras actitudes.

A veces creo que estos axiomas solo estamos preparados para comprenderlos cuando tenemos nuestro corazón abierto: he visto a ejecutivos, amas de casa, oficinistas, maestros, funcionarios, desempleados, estudiantes, cambiar su vida. En mis charlas y talleres siempre pongo el ejemplo maravilloso que Saint Exupery relató en la introducción del principito: el hombre adulto ha dejado de ver mas allá de su racionalidad, solo ve la realidad racional, usa el 7% de su inteligencia para calcular algoritmos intelectuales que le hacen tener pegamientos concretos, racionales, empíricos, pero ha dejado de soñar.: solo  ve el sombrero y nunca observa que detrás de el hay una boa que se ha zampado a un elefante.

Hemos olvidado a nuestro niño interior, que jamás nos ha abandonado. Nos hemos colocado en la posición de adulto o de padre, obviando los elementos emocionales y kinestesicos que tiene la vida: olores, sabores, temperaturas… dejarse llevar por nuestras emociones, darle un lugar preferente a nuestra inteligencia emocional para que no transmita la importancia de seguir los dictados de nuestras dudas, añoranzas, miedos, bienestar, sonrisas. Hay que reír, o mejor aun, sonreír, mirarnos al espejo con una sonrisa de oreja a oreja, entornar la paz interior asumiendo que somos seres infinitos y que podemos conseguir  ser felices si verdaderamente nos lo proponemos.

Muchas veces preferimos caer en el victimismo, que no es lo mismo que ser victima, en el mendigar emociones y un trozo de beso en a gente que nos rodea, porque somos incapaces de besarnos y amarnos: nacemos y morimos  solos, en un acto de humildad sin precedentes, el ser humano se funde en un sentimiento universal de llegar e irse en el ciclo de nuestra vida. Es verdad que pueden acompañarnos en el camino, ese será la siembra que hagamos durante nuestro viaje.

Amigo, amiga, no tienes limites, los limites te los impone tu limitante (miedos, el análisis nos lleva a la parálisis). Hay muchas estrategias para conseguir el cambio, para realizar en la vida lo que has venido a hacer, para dejar un legado a los pobladores de la tierra. Pero debemos pagar un precio alto en este viajo hasta nosotros mismos: nuestro pozo, que hemos ido llenando de cosas sin importancias, deben de ser abandonadas para priorizar aquello que merece la pena, gente, lugares situaciones, tenemos tiempo, todavía estamos a tiempo de ser felices con nosotros mismos…

Sigue los dictados de tus emociones, piensa positivamente, porque yo, te aseguro, que las palabras curan:
Déjate inundar, por el agua de las emociones.

Jose Luis Fuentes, Life coach & organizacional.

lunes, 9 de julio de 2012

Coaching para ser Feliz

Por Nora Biderman

La Felicidad es el éxito tras del éxito en un coaching efectivo.

Hace veintitrés siglos, Aristóteles llegó a la conclusión de que lo que buscan los hombres y las mujeres, mas que cualquier otra cosa es la felicidad.

Cualquier otra meta (Salud, belleza, dinero, poder, amor) la valoramos únicamente porque esperamos que nos haga felices.

Muchas cosas han cambiado desde el tiempo de Aristóteles, y sin embargo, sobre este tema tan importante poco ha cambiado en los siglos transcurridos.

Cuando escucho en la consulta la necesidad de alcanzar objetivos, hacer lo que no se hizo, dejar de hacer lo que se hace, ir hacia donde se desea estar o salir de donde ya no se tolera, escucho :

“Quiero ser Feliz!!!”

La felicidad no es algo que sucede.

No es el resultado de la buena suerte o del azar.

No es algo que pueda comprarse con dinero o con poder.

No parece depender de los acontecimientos externos sino de cómo los interpretamos.

Demostrado desde la historia del rey Midas, que hay muchos con mucho,  menos felices, y hay muchos  con menos, que son muy felices.

¿Por qué?

Porque La felicidad se basa en la forma en que interpretamos la experiencia.

La interpretación es el sentido que le damos a lo que sucede.

De acuerdo a como somos, vemos e interpretamos en un círculo vicioso o virtuoso según los resultados.

La felicidad depende del modo de ver el mundo

Aprendimos a ver el mundo de determinada manera y también podemos aprender a verlo de otra.

Y de esto se trata el Coaching, de un aprendizaje para cambiar nuestro modo de observar la realidad, que nos abra posibilidades, que nos permita acciones diferentes , y por sobre todo sentirnos cada dia mejor, y ser mas felices.

Nora Biderman
Counselor Coach Ontológico

Se ha producido un error en este gadget.