lunes, 18 de julio de 2011

El jefe: ser o parecer

Manuel López Jerez

¡Parece ser usted el jefe! ¿O es usted el jefe? Cuando analizamos las características, los comportamientos y actitudes de quienes tienen la responsabilidad de dirigir personas, de gestionar equipos, obtenemos el resultado de que son jefes quienes se sienten jefes, quienes asumen el compromiso de conseguir unos objetivos beneficiosos para la empresa y para sus colaboradores.

La sociedad de la imagen, en la que vivimos inmersos, puede distorsionar la realidad de quien manda en una organización, de tal manera que la apariencia de ser el jefe puede generar un beneficio a quienes, estando en puestos de dirección, no ejercen como verdaderos jefes y sí actúan como verdaderos actores.

La acomodación a un puesto directivo utilizando todo tipo de artimañas para asegurar la continuidad en dicho puesto y su correspondiente buen sueldo, es el objetivo y el beneficio de quienes quisieran que el mundo empresarial no girara, ni cambiara de temperatura, ni sufriera movimientos sísmicos en los mercados. Afortunadamente, la vida sigue y cambia continuamente, ofreciendo oportunidades de mejora empresarial, de retos organizativos, de rendimientos colectivos. Cambios a tal velocidad que no da tiempo para utilizar otra máscara y actuar en la siguiente escena.

Están quedando fuera de acción muchos directivos que se autoproclaman jefes, avalados por la placa identificativa de su despacho y no por la valoración y aceptación de sus colaboradores, que lo identifican como el responsable del mal clima laboral, de la desmotivación generalizada en la empresa, del elevado índice de absentismo y finalmente, de los negativos resultados económicos.

¿Para quién es rentable "aparentar ser el jefe"? Es fácil la respuesta: para quien lo aparenta ser. Y, ¿a quién perjudica tal apariencia? A la empresa en su conjunto, a todos los actores que participan en la generación y optimización de la productividad de una organización.

Si usted considera que actúa bajo el criterio de la apariencia de "ser el jefe", reflexione sobre los grandes y graves perjuicios que puede estar causando a la empresa en la que ostenta el cargo de director, gerente... También es muy importante que reflexione sobre su trayectoria profesional, su desarrollo personal y profesional en los últimos meses.

Puede contar con el asesoramiento de un coach empresarial, que le ayude a mirarse y a escucharse asimismo, observando su proceder profesional desde otra perspectiva, alejado de la vorágine del mundo laboral y empresarial. El coach o asesor personal, le ayudará a disminuir sus miedos profesionales, a dejar de aparentar, a ser valiente y mejorar su rendimiento profesional bajo el prisma del concepto transparencia. Aprenderá a dirigir con inteligencia emocional, gestionando sus emociones y las de sus colaboradores, fomentando las actitudes y comportamientos productivos y saludables para la organización y para los trabajadores.

Puede usted tener el apoyo de uno o varios colaboradores, de ser posible, personas sinceras y honestas, las que normalmente no forman parte de la escenificación que usted mismo ha creado, haciendo un reparto de actores injusto que no responde a la realidad organizacional. Quizás obtenga una importante orientación de ese colaborador que no destaca, que usted catalogó de "problemático e incluso marginó por ser un empleado crítico.

Así, el primer paso que debe dar para sentirse "jefe" es querer re-aprender a dirigir, dejando de ser actor "de ficción" y actuando con la intencionalidad de servir a sus empleados, optimizando así el rendimiento de la empresa y mejorando la calidad de vida laboral.

Una vez esté integrado en el club de los jefes auténticos, los que son reconocidos por todos los clientes: internos y externos, de la empresa, debe decidir si quiere ser un jefe normal, un buen jefe o un jefe excelente; todo va a depender de su grado de compromiso con los objetivos de la empresa y de los empleados.

Si ha decidido convertirse en un jefe excelente, tiene que trabajar con inteligencia práctica, transformando los conceptos de excelencia profesional y empresarial en acciones tangibles, en el día a día de la dirección de sus equipos y de la gestión de la empresa. Cada acción de mejora del rendimiento organizacional incrementará la cultura de la excelencia laboral, de la innovación organizativa, de una cultura de prevención de problemas interpersonales en la empresa.

Hay profesionales que por sus actitudes y aptitudes naturales pueden ser considerados auténticos jefes, pero incluso para estos jefes especiales es muy beneficioso estar rodeado de un equipo excelente, que retroalimente continuamente su comportamiento y acciones. El equipo que colabore directamente con el jefe nos servirá para poder evaluar su nivel profesional de compromiso gerencial, de gestor de equipos; pero no olvidemos que también este análisis nos va a servir para diagnosticar si el jefe, con intencionalidad de mejora en la vertiente empresarial y humana, se encuentra con un equipo mediocre de colaboradores.

En estos casos, el directivo debe obtener apoyo externo de profesionales que le ayuden a iniciar un proceso continuo de mejora corporativa. Este proceso nace con la transparencia de quien quiere ser un jefe excelente, comunicando a cada colaborador el proceso de mejora que ha iniciado en la empresa, proponiéndole que participe y colabore en este cambio que redundará en la optimización de los resultados organizacionales y empresariales.

(El autor es consultor y coach empresarial)

viernes, 15 de julio de 2011

Sociedades: De hormigas y organizaciones

Lic. Olga Edith López

¿Cuál es el éxito del trabajo de las hormigas? ¿Por qué son considerados estos pequeños animales como una organización? ¿En qué radica el poder de su trabajo?

Las hormigas son insectos que forman colonias. Estas colonias son descritas a veces como superorganismos o sociedades, dado que las sus integrantes parecen actuar como una entidad única, donde se trabaja colectivamente en apoyo de la colonia. Su organización y mecanismos de acción han hecho que quienes las analizan hayan creado ciertos paralelismos entre las hormigas y las sociedades humanas; es más, se han llegado a tomar las hormigas como ejemplo de organización laboral perfecta de la que el hombre y las empresas deberían aprender. Y sí, hay muchas similitudes.

Así como las sociedades humanas difieren unas de otras, las colonias de hormigas también. Y esto trae como consecuencia diferencias de comportamiento entre grupos y que no todas las colonias funciones de la misma forma; un punto más entre el paralelismo hormigas-humanos.

Están las hormigas buldog - hormigas gigantes australianas - cuyo comportamiento social está poco desarrollado en comparación con otras especies. Cada individuo caza solo, utilizando como recurso sus grandes ojos en lugar de sus sentidos químicos (comunicación con otros individuos de la especie por medio de feromonas) para encontrar sus presas. La individualidad prima. ¿Parecido con la humanidad?

Por su parte, las hormigas de la especie Tetramorium caespitum atacan y capturan colonias vecinas; otras similares, expansionistas también, pero menos agresivas, capturan hormigas vecinas y las esclavizan para su beneficio.

También están las hormigas parásitas, como la especie Strumigenys xenos, totalmente dependiente de la colonia de hormigas hospedadoras, tal vez por no tener la primera capacidad obrera. ¡Y usan sus feromonas para engañar y abrirse espacio en la nueva comunidad!

Cualquier parecido con nuestra realidad es pura coincidencia.

Contrario a lo que muchos piensan, no todas las colonias tienen una única reina (jefe); algunos hormigueros tienen múltiples reinas, mientras que otros pueden existir sin ellas y aun así funcionar perfectamente. En las especies que tienen varias reinas, una de ellas puede abandonar el hormiguero, junto con algunas obreras, para fundar una nueva colonia en otro lugar.

¿Parecido con las sociedades humanas? Sí, mucho.

Pero aun cuando hay diversos comportamientos en las hormigas según su especie, también en ellas se destaca (salvo las hormigas buldog y las parásitas) una organización social y de trabajo admirable, que es la fuente principal del paralelismo con los humanos.

Se considera que el éxito de la labor organizacional de las hormigas consiste en su capacidad productiva, que se lleva a cabo gracias al excelente trabajo en equipo realizado, trabajo que deviene de una comunicación efectiva, eficaz y eficiente, de la habilidad para no estancarse ante los obstáculos y del correcto desempeño de cada individuo en la labor que le compete. En otras palabras: comunicación, capacidad de resolver problemas y división del trabajo.

Las hormigas son incansables trabajadoras y tienen un nivel "jerárquico laboral" que se respeta, según el cual, por orden natural, cada miembro de la colonia desempeña el oficio que le corresponde de manera "competente", funcionando así su trabajo como todo un mecanismo.

Parte de ese trabajo ejemplar se basa en su sistema de comunicación, a partir de feromonas, sustancia química que desprenden para determinar a qué grupo de trabajo pertenecen (división de trabajo), dejar rastro, alertar sobre peligros y, en general, para transmitir información dentro de la colonia. Y como dato curioso, en las especies donde hay reinas, las hormigas obreras empiezan a criar nuevas reinas cuando la dominante deja de producir la hormona específica que la identifica como tal. Asimismo, algunas hormonas producen ciertos sonidos que les permiten comunicarse con su colonia y con otras especies.

Su éxito también radica en su nivel de aprendizaje, base para la solución de problemas. Aunque muchos animales pueden imitar comportamientos, las hormigas se destacan por su aprendizaje interactivo. Unas enseñan a otras ciertas tareas específicas, así, la hormiga alumna obtiene conocimientos de su tutora y desarrolla habilidades. El proceso de enseñanza - aprendizaje es curioso, pues la tutora y la alumna reconocen cómo va el progreso de la otra, lo que permite modificar el ritmo cuando sea necesario.

En relación con los comportamientos de las hormigas ante problemas presentes en la ejecución de una actividad y la división del trabajo, un experimento realizado deja resultados asombrosos, que muchas veces los humanos no presentamos. El experimento consiste en dividir un grupo de obreras en dos subgrupos: al primero se le deja trabajar libremente y se le recompensa, se le "motiva" por su labor, mientras que al segundo grupo se le hace fracasar siempre. El resultado: el primer grupo aumenta su productividad; el segundo, luego de intentar sobrepasar de variadas formas los obstáculos impuestos, cambia de actividad, sin abandonar su colonia. ¡Sigue colaborando a la organización por medio del desarrollo de nuevas habilidades! (bueno, aunque hay ciertas hormigas que desertan y crean hormiguero independiente, llevándose con ellas otras hormigas obreras).

Sí, estos comportamientos también están presentes en los humanos: capacidad de comunicación, habilidades de aprendizaje, competencia para solucionar problemas, trabajo en equipo, parasitismo, individualismo, deserción, sociedades con uno o varios jefes al mando. Y en las organizaciones, vistas como pequeñas sociedades, se evidencian con más fuerza, quizás.

Surge entonces los siguientes interrogantes: ¿por qué los hombres - homo sapiens - no podemos mejorar como organización si tenemos más recursos y capacidades que las hormigas? ¿Por qué, si contamos con la facultad del lenguaje, no logramos superar las brechas comunicativas que entre nosotros se presentan? ¿Por qué nos rendimos tan fácil ante cualquier obstáculo y desertamos de una labor sin más, sin tan siquiera contemplar otras posibilidades de acción? ¿Por qué no vemos o descubrimos las múltiples competencias que podemos desarrollar, sino que nos quedamos en unas cuantas?

Que el paralelismo hormigas - hombres no dé cuentas de una mejor organización en las primeras.

(La autora es Lic. en Lenguas Modernas de la Universidad Pedagógica Nacional y realizó estudios de Maestría en Lingüística Española en el Instituto Caro y Cuervo en la ciudad de Bogotá. Actualmente es la editora de ERDC y es la Editora General del sello colombiano Editorial Sumasaberes).

miércoles, 13 de julio de 2011

El Coaching, una oportunidad para el cambio en tiempos de crisis

Hace dos años nadie creía que este momento fuera a llegar. Una crisis mundial se ha generado en el planeta y ha movido los cimientos del primer mundo. Lo que ocurre en esta parte del planeta modifica los acontecimientos del resto. La globalización, que llegó a nuestras vidas hace ya casi veinte años, ha hecho que los acontecimientos que se dan en el cono sur se conozcan al segundo en el cono norte.

Todo afecta a todo. Pero esta es una ley universal que teníamos olvidada. El planeta es una globalidad, un único sistema que interactúa biológica y con sinergia al compás: la extinción de una mariposa de la selva amazónica desencadena una serie de causalidades para el ecosistema universal. Todo depende de todo. La naturaleza es ilimitada pero el ser humano es limitado, como nuestra conciencia.

Desde hace varios años el tercer mundo grita y proclama un cambio de conciencia: hay tierra para todos, hay comida para todos, hay sueños para todos: las nuevas tecnologías, los avances de la genética humana, la nanotecnología, la psicología positiva, los nuevos líderes mundiales, algo revolucionario se está cociendo en nuestro milenio. Y esta crisis mundial debemos afrontarla como lo que es, una oportunidad para transformar los pensamientos, creación de nuevas ideologías, cambio de sistemas, acercamiento a los sueños.

Todo un nuevo movimiento se expande por nuestro entorno: hay una vuelta al pensamiento interno, lo encontrarnos sobre todo el la búsqueda de nuestros valores. Las palabras "valor" y "creencia" fueron pronunciadas por el líder mundial Barak Obama en su discurso de investidura presidencial. Estamos ansiosos de cambios, de nuevas emociones, de nuevos proyectos. Cada vez más se llenan las consultas de psicólogos por parte de gente que quiere encontrar respuestas a su ansiedad, a su vacío interior. Y el Coaching tiene respuestas para tanta gente que necesita apoyo en sus procesos internos.

Es un buen momento para los profesionales del Coaching, para la gente que sea capaz de transformar los sueños en metas alcanzables, sin trampas ni cartón. Debemos huir de las falsas expectativas, de vendernos como los transformadores del cambio: el coach es solo un facilitador, el poder está en el cliente, nosotros sólo creemos en sus potencialidades.

¿Y como aprovechar esta crisis como oportunidad? La sinergia, la vocación, la expansión del concepto Coaching: conferencias, charlas informativas, artículos, blogs webs, boca a boca. La mejor publicidad que podemos llegara tener es un cliente satisfecho. Un cliente que consigue sus metas es un prescriptor de nuevos coachees.

Para llevarlo a cabo hay que ser auténticos, buscar dentro de nosotros lo mejor: el coach debe haber pasado antes su propio proceso de depuración, de encontrarse con sus cicatrices, reconocerlas y saber el lugar y la posición que ocupan. Luego, tendrá la pregunta exacta para intervenir con su cliente. La gestión de nuestro propio talento, de nuestra propia conciencia es la baza más importante: aprender a fluir.

Dice Mihaly CSiksezentmihalyi, en su afamado libro "Flow", una psicología de la felicidad: "Cuando una persona es capaz de organizar su conciencia para experimentar el flujo, tan frecuente como le sea posible, la calidad de vida mejora inevitablemente porque, incluso en la rutina del trabajo, normalmente aburrido, llega a ser agradable y a tener un propósito". Si nuestro talento y el reto que nos marcamos están en consonancia, fluiremos.

Y es el estado de conciencia más ambicioso al que el ser humano puede llegar.

Vuelvo al momento actual: la crisis económica, la crisis de valores, la crisis del orden universal. Aprovechemos la oportunidad como coaches para apoyar el talento de cada cliente, elevar su estado de conciencia, posibilitar que sus valores y creencias le aporten habilidades y aptitudes encaminadas hacia el éxito (pirámide neurológica de Robert Dilts).

Escuchemos a nuestros clientes, apoyémonos en el aprendizaje de oír la voz interior y hagamos de la proactividad un liderazgo de nuestras emociones.

La crisis es cambio y el cambio es oportunidad. Estemos a la altura de nuestro propio reto.

(José Luis Fuentes es Life coach & profesional. Miembro de RHIACA, Red de Coaches Activos de España y Latinoamérica. Ejerce en Sevilla. Autor de libro de Coaching literario: El agua de las emociones).

lunes, 11 de julio de 2011

Self-Coaching: En sintonía con su desarrollo personal

Por Dr. Ariel Orama López

Usted sabe que posee todas las herramientas personales y profesionales para salir adelante. Mantiene una comunicación constante con sus aliados y su currículum vítae se encuentra al día. Sin embargo, ¿qué elementos resultan indispensables en esta nueva etapa en que se encuentra, para así continuar su trayectoria hacia el desarrollo personal y profesional? El "desarrollo personal" o "crecimiento personal" ("self-development") se define como el desarrollo de aquellas potencialidades humanas que se encuentran en su "paquete" personal, tomando en cuenta la edad y la etapa de vida en que se encuentra. En este caso, el aprendizaje, la autoconciencia y el nivel de introspección, la curiosidad por el conocimiento actualizado, la acción de enfocarse en el "aquí y el ahora" y la creatividad e innovación son elementos fundamentales para alcanzar ese nivel anhelado que va más allá del desarrollo natural de todo ser humano.

Para tales fines, usted deberá cultivar aquellas destrezas relacionadas a la responsabilidad individual y colectiva -o la capacidad de responder por sus actos- la autonomía en cuanto a la búsqueda del conocimiento, el interés por trascender de acuerdo con su misión y visión personal y el balance emocional como filosofía de vida. Resulta importante señalar que el "desarrollo personal" no es sinónimo de "psicoterapia": la psicoterapia está dirigida a la observación, el diagnóstico y el tratamiento de signos, síntomas y situaciones psicosociales en un contexto clínico, mientras que el desarrollo personal corresponde a la travesía individual y a la búsqueda interior que va más allá de una situación emocional específica.

Para comenzar a sintonizar con el "desarrollo personal" o el "crecimiento personal", le ofrezco a continuación algunas sugerencias importantes:

  1. Conviértase en autodidacta. Tome responsabilidad por el conocimiento que debe adquirir. Aproveche  cursos en línea y seminarios, preferiblemente de tiempo corto (1 ó 2 días). Sugiera nuevos cursos como parte de las formaciones de su empresa o negocio.
  2. Haga una lista de diez personas destacadas que siempre haya admirado. Estudie su biografía, analice sus momentos de gloria y los momentos de transición. Explore qué cualidades tienen estos individuos y comience a emular tales características en sus relaciones con los demás.
  3. Sea sutil con los errores. No lo olvide: es normal cometer errores, no se exija demasiado. Analice cómo usted ha resuelto situaciones específicas en el pasado o cómo ha manejado ciertos errores repetitivos.
  4. Educación y diversidad. Explore sobre la disponibilidad de cursos de otras disciplinas y compleméntelas en sus tareas actuales.
  5. Cultive aliados que se encuentren en su misma sintonía. Establezca grupos de lectura sobre temas de crecimiento personal y elabore actividades que permitan que usted y sus colegas puedan evolucionar más allá de las actividades de capacitación tradicionales.
  6. Entreviste y conozca a personas exitosas. Pregúnteles cómo manejaron ciertas dificultades y escuche sus secretos para triunfar. Nuestros grandes maestros pueden estar justo al frente de nuestra oficina.
  7. Haga una búsqueda en Internet sobre becas para talleres de crecimiento personal en otras ciudades y solicite fondos para formaciones dentro de su empresa.
  8. Concéntrese en aquellas tareas que usted o su empresa requieren para mantener vigente sus funciones y adquiera nuevas destrezas. Sea capaz de apoyar a otros empleados en el desarrollo de determinadas habilidades o en la ejecución de nuevas tareas.
  9. Conviértase en maestro. Cree nuevos adiestramientos para ofrecerlos en su empresa. Busque aliados que le incorporen un valor añadido a su producto intelectual y comparta así dicho conocimiento con los demás. No hay nada más sabio que convertirse en un maestro-aprendiz y en aportar al capital intelectual de su empresa.

No lo olvide: la semilla única e irrepetible de su vida ya ha crecido. Ha llegado el momento de florecer. ¿Qué hará, aquí y ahora, para alcanzar su máximo potencial y disfrutar las hermosas riquezas que existen en su interior?

* Orama López, Ariel. (12 de julio de 2009). En sintonía con su desarrollo personal. En: El Nuevo Día - ENDI, Especial Empleos.
El autor es psicólogo clínico, Coach Creativo Certificado (CCC), Coach Ejecutivo/Corporativo Certificado (CE) y Facilitador Autorizado (FA) de Coachville Spain/The Internacional School of Coaching.

viernes, 8 de julio de 2011

Coaching y escuela: Educar en el siglo XXI

Gema Pomares Alemany

La escuela de hoy en día se nos presenta como un espacio de convivencia en el que padres, profesores y alumnos tienen la oportunidad de trabajar cooperativamente en el desarrollo de un proyecto educativo. Para que los resultados obtenidos en esta cocreación sean óptimos, es fundamental que cada uno de ellos rentabilice al máximo sus propias potencialidades, logrando, de este modo, una implicación y un compromiso totales con los objetivos propuestos.

Actualmente la LOE afirma que la finalidad prioritaria de la educación es lograr que los alumnos se desarrollen de forma integral y armónica en los aspectos intelectuales, afectivos y sociales. Para lograrlo se han incorporado al currículo "ocho competencias básicas" que el alumno debe haber desarrollado, al finalizar la enseñanza obligatoria, para integrar los diferentes aprendizajes adquiridos y utilizarlos de manera efectiva cuando le resulten necesarios.

Tales competencias son:

  1. Competencia en comunicación lingüística
  2. Competencia matemática
  3. Competencia en el conocimiento y la interacción con el mundo físico
  4. Tratamiento de la información y competencia digital
  5. Competencia social y ciudadana
  6. Competencia cultural y artística
  7. Competencia para aprender a aprender
  8. Autonomía e iniciativa personal

Hoy sabemos con certeza que trabajar estos aspectos nos acerca al logro de muchos de los grandes objetivos de educadores y padres. Pero si nos atrevemos a dar un paso más allá: ¿Quién no querría que los alumnos "deseasen" adquirir conocimientos, fuesen creativos, respetuosos, capaces de trabajar en equipo y responsables? ¿Quién no diría un "sí" rotundo a una enseñanza basada en la grandeza, la excelencia y el éxito personal y profesional? ¿Acaso no es posible dar rienda suelta al talento de las personas?

El gran reto de la educación es, sin duda, conseguir que los alumnos aprendan a liderar su vida y estén preparados para aprovechar todas las oportunidades que les ofrece el tiempo en el que vivimos. En la actualidad, el Coaching se ha convertido en una extraordinaria herramienta para alcanzar este apasionante reto. Esta metodología trabaja con el convencimiento del enorme potencial y capacidad para optimizar los dones que tienen todos los alumnos; con el deseo de los profesores de lograr la excelencia en su trabajo y con el anhelo de los padres por conseguir que sus hijos se conviertan en personas felices, capaces de asumir responsabilidades y tomar decisiones acertadas.

Entre los innumerables beneficios que sé que el Coaching aporta a los padres, a los profesores, a los alumnos y a los centros educativos, me gustaría, a modo de conclusión, destacar los siguientes:

El Coaching en el ámbito familiar ayudará a los padres a:

  • Lograr una comunicación con sus hijos altamente eficaz.
  • Mejorar las relaciones personales.
  • Incorporar nuevas formas de gestionar el tiempo.
  • Dar respuestas creativas a situaciones difíciles.
  • Incorporar la observación y escucha activa como forma de conectar con sus hijos.
  • Equilibrar la vida familiar y profesional.
  • Disfrutar de un tiempo de ocio de calidad.
  • Plantear retos estimulantes.
  • Aumentar la motivación.
  • Enfrentarse con éxito a situaciones de cambio.
  • Conocer mejor a sus hijos y ayudarles en su desarrollo personal.
  • Fijar metas y lograr objetivos.

El Coaching en el ámbito de la educación ayudará a los profesionales a:

  • Optimizar la gestión docente.
  • Convertir las clases en una experiencia enriquecedora, tanto para el alumno como para el profesor.
  • Plantear al alumno retos estimulantes.
  • Potenciar la creatividad, desarrollar la imaginación, explorar nuevos territorios, nuevas formas de enseñar y aprender.
  • Incorporar la observación y escucha activa como formas de conectar con el alumno y establecer rapport.
  • Mejorar la comunicación profesor-alumno para que sea altamente eficaz.
  • Incorporar la diversidad del alumnado como fuente de enriquecimiento.
  • Gozar inmensamente de la labor como docente.
  • Desarrollar habilidades de liderazgo.
  • Aumentar la autoestima, confianza y seguridad en sí mismos.
  • Gestionar mejor el tiempo.
  • Reducir el estrés.

El Coaching en el ámbito de la educación ayudará a los alumnos a:

  • Fijarse metas y objetivos, facilitando que se responsabilice y comprometa con sus proyectos.
  • Encontrar nuevas formas de hacer las cosas más eficaces.
  • Cambiar sus creencias limitantes.
  • Diseñar entornos favorables que le permitan evolucionar de forma permanente.
  • Optimizar su trabajo.
  • Sacar su grandeza personal.
  • Potenciar sus talentos.
  • Aumentar su autoestima.
  • Organizar mejor su tiempo de estudio.
  • Clarificar los estudios que quieren realizar.
  • Potenciar su creatividad.
  • Mejorar las relaciones con sus compañeros.
  • Lograr una comunicación eficaz.

El Coaching Corporativo ayudará a los centros educativos a:

  • Definir su misión.
  • Desarrollar su visión.
  • Clarificar sus metas y objetivos.
  • Estimular la creatividad de sus profesionales.
  • Mejorar la organización.
  • Desarrollar las competencias de liderazgo de sus directivos.
  • Crear equipos de alto rendimiento.
  • Reducir los conflictos.
  • Aumentar la implicación de sus profesionales.
  • Mejorar la motivación de todas las personas que trabajan en el centro.
  • Fomentar la iniciativa de los profesionales.
  • Aumentar el compromiso y fidelidad de los trabajadores del centro.
  • Reducir los niveles de estrés.
  • Mejorar la comunicación interpersonal.
  • Crear un clima de responsabilidad y confianza en el centro.

En fin, son muchos los aportes del Coaching a la educación. Bien vale la pena aplicarlo.

(La autora es coach dedicada al sector educativo)

miércoles, 6 de julio de 2011

Coaching deportivo ¡Como hueso de aguacate!

Alfredo Chávez

-¡¿QUÉ ES ESTO?! - pregunto con voz firme el entrenador, mientras aquellos doce muchachos con miradas perdidas aun buscaban acomodarse dentro del vestidor, se miraban desconcertados unos a otros y se preguntaban: -¿Acaso se volvió loco?, ¡sólo esto nos faltaba!

-¡Estamos perdiendo, jugando mal y para colmo, el entrenador se vuelve loco!- comentó Fernando.

-¡Si, nos están pateando el trasero! ¡Yo jamás había jugado tal mal, no sé lo que me pasa!- replicó Alexander.

-¡Se llama miedo, soquete, apenas supiste quién era el rival y las piernas te comenzaron a temblar!- contestó Joan.

Aquellos cometarios, burlas y reclamos fueron interrumpidos abruptamente por la voz del entrenador, quien con tono exigente volvía a preguntar:

-¡Dije: ¿qué es esto?!

Todo mundo quedó en silencio dentro del vestidor. El entrenador permanecía inmóvil frente a ellos, con mirada confiada, pero retadora. Mientras los miraba fijamente, les mostraba con un brazo extendido al frente un objeto entre sus dedos.

-¿Es un hueso de aguacate?- preguntó Miguel.

-¡Así es Mike, tienes buena vista, pero veamos qué tal andas de visión!- replicó el entrenador.

-¿Y cuál es la diferencia?- preguntó Samuel.

El entrenador contestó, mientras ponía aquel objeto justo a unos centímetros de la nariz de Samuel:

-La vista está determinada por la capacidad de los ojos para captar la forma y el color de las cosas.

-¿Y la visión?- preguntaron unánimes.

-La visión está determinada por la capacidad de tu corazón para soñar y poder creer en aquello que se puede llegar a ser, pero aun no se es; se trata de una condición única de los seres humanos que nos permite ver más allá de lo que nuestros ojos pueden ver, así que… Si le ponemos visión a este hueso de aguacate, ¿que ven aquí?

-¡Yo sigo viendo un hueso de aguacate! - contestó Raúl y todo mundo comenzó a reír.

-¡Yo veo un árbol de aguacates!

-¡Ah sí, pues yo veo una empresa exportadora de aguacates!

-¡Perfecto!- agregó el entrenador, con una sonrisa que apenas se esbozaba en su rostro.

-Pero, ¿están seguros de que se puede lograr todo esto que dicen a partir de esta insignificante semilla?- retó el entrenador.

-¡Por supuesto que sí!- aseguró Alexander. - Solo es cuestión de sembrarlo y cuidar el arbolito hasta que crezca y ya.

¡Así es!- continuó el entrenador- - Esto que para unos es un simple hueso, para otros es una semilla llena de potencial, capaz de crecer y llegar a ser un gran árbol y de ahí muchas cosas más; ahora bien, esto es sólo una semilla, con potencial de vida, y le llamamos vida latente porque no se ve, pero sabemos que está ahí. Y si este hueso de aguacate puede llegar a ser todo eso que ustedes dijeron, ¿qué tanto pueden llegar a ser ustedes, que no son unos vegetales? ¿Qué tanto potencial hay dentro de cada uno en este momento, esperando que tomen el valor de decidir ser los mejores?

Muchachos, ¿no se dan cuenta? Ustedes están cargados de poder y perfección para llegar a ser lo que ustedes quieran ser, sólo tienen que ponerle visión a su vida, soñar, tener fe y entonces trabajar duro, creyendo que hay un futuro lleno de gloria esperando por ustedes. El futuro se escribe en este momento, se decide creer en él, se forja con acciones.

Muchachos, no importa lo que pase hoy al término de este juego, ¡importa lo que en este momento creen que pasará y lo que harán aquí y ahora para que eso que creen suceda! No importa sentir miedo, importa decidir hoy que el miedo no les robará lo que por derecho les pertenece: ¡su felicidad!, ¡su pasión!, ¡sus ganas de triunfar! Hoy cada uno de ustedes decide si creer en esa basura que dicen allá afuera, ¡que somos unos perdedores y que no tenemos madera de campeones! El que lo crea, ¡tome este hueso de aguacate y salga de aquí!

Porque aquí hoy se quedan conmigo los que han decidido creer que hay un futuro glorioso para este equipo, los que están dispuestos a enfrentar sus temores y limitaciones mentales. Comprendan que el éxito no depende del marcador final, sino de cómo se juega cada segundo ahí dentro. Así que, aquel que hoy decida ser valiente y exitoso, el que esté dispuesto a poner todo su corazón, comprometiéndose consigo mismo y con sus compañeros a salir y dar lo mejor que tiene hasta el último segundo de este juego, aquel que hoy decide hacer la diferencia, venga aquí al centro y ponga su mano sobre la mía, porque hoy necesito su corazón para ganar este campeonato.

Cada uno de aquellos doce muchachos de tercero de preparatoria comenzó a ponerse de pie. Todos unieron sus manos al centro, donde su entrenador mantenía la mano derecha firme por debajo y sosteniendo las de todos. En medio de aquella emoción, el entrenador dejó salir un grito ensordecedor diciendo: -¡¡¡Halcones!!! ¡¡¡ ¿Quién se queda conmigo?!!!

Todo el vestidor se llenó de gritos de victoria, mientras "Los Halcones" saltaban a la cancha con la actitud de un guerrero poderoso, al tiempo que el entrenador, que caminaba detrás de todos ellos, se mecía los cabellos y decía para sí. ¡Bien, ahora sí habrá un campeón digno!

(Mtro. Alfredo Chávez Zepeda es Master en Gestión y Dirección de Empresas Deportivas por la Universidad Pompeu Fabra en Barcelona, España y Licenciado en Educación Física por la Escuela Superior de Educación Física México. Diplomado en Entrenamiento Deportivo de Alto Rendimiento y entrenador colegial de baloncesto. En el campo del Coaching, es Coach Personal, Ejecutivo y Facilitador Autorizado bajo licencia para el programa Directivo-Coach "La expansión del Capital Humano" por The International School of Coaching (TISOC), Barcelona España. Coach Alfred ha sido Management Coach así como entrenador físico y mental de deportistas de 1er nivel en "Sánchez-Casal Academy" una de las academias de tenis de alto rendimiento mas importantes de Europa. Es director general y fundador de Athlos Sport Consulting, asesor y coach de deportistas de alto rendimiento, entrenadores y directivos en el deporte y la empresa).

viernes, 1 de julio de 2011

Coaching asistido con caballos: Una profesión que emerge con fuerza

Talia Soldevila

Desde hace muy pocos años que existe esta profesión emergente llamada Coaching con caballos o Coaching asistido con caballos. Como con cualquier profesión, hay los que se lo toman muy en serio y abogan por una buena praxis y los que "se suben al carro" para sacar un beneficio económico en la que la ética brilla por su ausencia.

Cualquier profesión que se dedique a ayudar a las personas, como lo es el Coaching, debe estar provisto, sobre todo, de unos estándares éticos elevados. En el Coaching con caballos esto es imprescindible, ya que ponemos a nuestros clientes (coachees) a interactuar con caballos que pesan entre 300 y 500 kilos. Los caballos, por muy mansos que sean, son imprevisibles: se pueden asustar, sentirse acorralados y tener reacciones inesperadas que ponen en peligro al cliente. Leer el lenguaje corporal de los caballos requiere práctica, y mucha. Además, en este trabajo se aprende a afinar la vista y los sentidos de una manera completamente diferente. Yo he vivido entre caballos durante más de cuarenta años y aseguro que mi percepción de ellos cambió por completo cuando comencé a formarme en esta profesión. Indudablemente, mi experiencia previa me ayudó, pero mediante los entrenamientos y la práctica aprendí a observar al caballo desde otro ángulo.

Me formé como Coach Personal con TISOC, que me proveyó de un sentido de compromiso hacia mis clientes y un código ético esmerado, además de una sistema de Coaching excelente. Mi entrenamiento con los caballos fue con EAGALA (Equine Assisted Growth and Learning Association -Asociación de Crecimiento y Aprendizaje con Equinos). EAGALA es la asociación mundial más extendida en el mundo, con más de 6000 asociados profesionales en 30 países. El modelo de trabajo requiere que haya un especialista equino que ha de tener demostrados más de 3 años de experiencia con todo tipo de caballos: potros, yeguas, sementales, manadas, ponis, etc. Deberá haber trabajado a tiempo completo, es decir, 40 ó más horas semanales durante ese período. La otra parte del equipo se compone de un profesional de la salud mental (un título universitario de psicología, psicología clínica o psiquiatría) o un coach (demostrable mediante la certificación acreditativa de una escuela reconocida). Este modelo garantiza al cliente que está en manos de profesionales y que cumplen con unos estándares éticos altos. No hay ninguna otra asociación que requiera tanto.

La formación comprende tres niveles: el primero es una visión global del modelo Eagala y su aplicación en sesiones con clientes. El segundo es una visión más profunda con mucha práctica y perfeccionamiento. El tercero o avanzado es un mentoring sobre 150 horas de sesiones con clientes y casos reales. Las unidades de educación continuada son obligatorias: hay que asistir anualmente a un curso de reciclaje dentro del campo de especialización que cada cual haya escogido, repetir un nivel 1 por lo menos una vez, asistir anualmente a una conferencia internacional de Eagala. Esto provee a los profesionales certificados por la asociación con un nivel muy alto de profesionalidad.

Desarrollar la profesión de Coaching asistido con caballos no es simple y precisa de un entrenamiento exhaustivo para poder ofrecer un Coaching de calidad a nuestros clientes. Nuestro compromiso profesional debe basarse en una ética impecable. Nuestros clientes acceden a nosotros confiando en que recibirán la ayuda que precisan y que nuestra preparación profesional les asegurará la seguridad, tanto física como emocional, que se requiere al trabajar con caballos.

Desde que comencé a ejercer mi profesión a comienzos del año 2006, he visto como cada vez se sumaban más entradas en Google cuando tecleaba Coaching asistido con caballos. El incremento es espectacular. También he visto con desagrado que hay muchas entradas que no mencionan dónde se han formado, o que se han formado en un curso de fin de semana, o que equivocadamente hablan de horse coaching que significa ¡hacerle Coaching al caballo! Incluso he visto anunciados cursos de Coaching con caballos por personas que no son coaches. También hay muchas referencias acerca de utilizar al caballo. El caballo no es una herramienta, ni se utiliza; el caballo es parte íntegra, indispensable y activa del equipo de trabajo y sin el cual nuestra profesión no existiría, por ello hay que respetarlo de la misma manera que respetamos a nuestros clientes.

Así como en el Coaching tradicional existen y se practican diferentes modalidades, el Coaching asistido con caballos también ofrece varias vertientes. Se practica el Coaching Personal, Coaching Ejecutivo y Coaching Empresarial. En definitiva, lo que hacemos es acompañar a los clientes en su camino a buscar soluciones a retos personales o profesionales. Pero cuando incorporamos a los caballos el trabajo se enriquece, ya que el caballo está interactuando con el/los cliente/s y está ofreciendo una retroalimentación inmediata al coach acerca del coachee.

Trabajar individualmente o en grupo es muy diferente. Las actividades son diferentes porque el objetivo también lo es. Cuando se trabaja con un solo cliente se proveen situaciones metafóricas que permiten profundizar más, en cambio, cuando se trabaja en grupo se destaca más la interacción grupal, cómo se relacionan y se integran los miembros del grupo. Son procesos muy diferentes y la manera de conducir la sesión también es diferente, tal como ocurre en el Coaching tradicional. Pero lo que es un tronco común en cada modalidad es el compromiso de ofrecer a nuestros clientes el espacio necesario de confianza y profesionalidad para que ellos puedan encontrar lo mejor de ellos mismos.

Con el tiempo, cada vez habrá más personas que se dediquen a esta profesión: es gratificante y es muy beneficioso para el coachee. Con el tiempo, los clientes también se volverán más exigentes y buscarán un servicio que ofrezca una garantía de profesionalidad y ética.

Talia Soldevila Nightingale es Coach Personal certificada por TISOC, especialista equina y formadora en Coaching con Caballos. Representa a la asociación EAGALA en España. Dirige el centro EQUILIBRI desde principios del 2006, dedicado al Coaching y la Psicoterapia asistida con caballos.

Se ha producido un error en este gadget.