sábado, 30 de marzo de 2013

La mente adicta

¿Qué es una adicción? El Dr. Joe Dispenza en la película “What the Bleep do we know”, nos dice que es algo que no podemos dejar o parar de hacer. Cuántas veces en nuestras vidas decimos: “No vuelvo a gritarle ni pegarle a mi hijo, no vuelvo a comer desordenadamente, no vuelvo a beber alcohol de esta manera, no vuelvo a sufrir por un amor, no vuelvo a fumar, no vuelvo”’  para encontrar que repetimos esta conducta incorrecta una y otra vez.

¿Qué nos hace estar atados a este ciclo de dolor y sufrimiento? La mente adicta. Además de volvernos adictos a una sustancia química, también nos volvemos adictos a los químicos que segrega nuestro cuerpo cuando siente una emoción.

En  ésta película el Dr. Dispenza explica que el cerebro está hecho de pequeñas células nerviosas llamadas neuronas. Las neuronas tienen pequeñas ramas que se extienden  y conectan con otras neuronas para formar lo que se conoce como una red neuronal. En cada lugar donde se conectan se incuba un pensamiento o un recuerdo. Fisiológicamente las células nerviosas se extienden y conectan entre si y si algo se practica a diario y por tiempos prolongados las células nerviosas establecen una relación a largo plazo. Si te enfadas a diario, si te frustras, si sufres a diario, vas creando esa relación con otras células nerviosas que forman una identidad y se va formando el hábito o la adicción.

En el hipotálamo (glándula endocrina) hay pequeñas cadenas de proteínas llamadas péptidos que convertimos en neuropéptidos o neurohormonas que equivalen a nuestros estados emocionales diarios. Es como una mini fábrica donde se producen ciertas sustancias químicas que corresponden a ciertas emociones. El hipotálamo fabrica químicos para la ira, para la tristeza y hay una sustancia química para cada estado emocional que experimentamos. Cuando este químico llega a los diferentes centros o partes del cuerpo cada célula en nuestro cuerpo acoge este químico. De acuerdo a la Dra. Candace B. Pert (autora del libro “Molecules of Emotion”) cada célula tiene miles de receptores y cuando un péptido se conecta a una célula es como una llave que entra a una cerradura y se activa. Al repetir una acción constantemente las células van creando una memoria y es por eso que atraemos situaciones –deseadas o no - a nuestras vidas para saciar el apetito bioquímico de las células y cubrir esa necesidad química.

El adicto siempre necesita un poco más de esta sensación o emoción para alcanzar el estado de euforia o la reacción química que busca. El Dr. Dispenza dice que en realidad su definición de adicción es muy simple y lo que significa es que si no puedes controlar tu estado emocional, eres adicto al mismo.

Cuando comenzamos a interrumpir el patrón adicto, nuestras células van creando nuevas alianzas que permiten la modificación de la adicción a alguna emoción. Si reconocemos que estamos adictos a la ira, al llanto, al miedo o la pena desmedida, o a alguna emoción la práctica constante y disciplinada de la meditación nos ayuda a observar nuestros pensamientos. Al meditar somos el observador y estamos ayudando a nuestro cerebro a crear nuevas alianzas entre sus células y así poder liberarnos de las emociones adictivas.

Ma Prem Bhama es autora del libro La Llave de tu felicidad, Certificada como doctora en medicina Holística en el Clayton School of Holistic Medicine en el año 1997, bajo la tutela de la maestra Espiritual Shanti Ragyi. Más información en www.llavedetufelicidad.com

las-adicciones-en-argentina-300x350

viernes, 22 de marzo de 2013

Capacidades emocionales mermadas por el televisor

Hace unos meses conocíamos que, en 2007, los españoles batíamos el record en minutos de permanencia frente al televisor, superándonos a nosotros mismos, y situando dicho record en 223 minutos diarios, seis minutos más que los que obtuvimos para 2006, lo que equivale a 3,7 horas de televisión diaria.

Tras un estudio que tuvo lugar en universidades del norte de los EE.UU, una de las investigadoras y responsable de la Escuela de Salud Pública, la doctora Kamila Mistry, alertó: “Limitar la exposición de los niños a la televisión en niveles aceptables de tiempo, puede reducir los riesgos de problemas sociales y de comportamiento en los niños”. Además de incidir en la importancia de reducir el tiempo de visionado de televisión lo máximo posible, haremos unas reflexiones para hacer un uso de ella creativo y positivo, cuando estemos frente a ella.

El modelo que, en ocasiones, nos ofrece la televisión sobre la agresividad y violencia, el consumo de drogas y el comportamiento sexual, puede fomentar la tendencia a imitar estos patrones, ya que se suele presentar de un modo muy embaucador, sobre todo para personalidades que se están forjando y modelándose. Parece que es evidente que las personas que miran muchos programas con contenidos violentos, fomentan esta tendencia hacia la agresión. Recordemos a este respecto que en 1992 las palabras de un joven homicida múltiple que mató a su primera víctima imitando una escena de la películaRobocop II, fueron: "En la película vi cómo le cortó la garganta a una persona, luego tomó un cuchillo y la rajó desde el pecho hasta el estomago y dejo el cuerpo en cierta posición. A la primera persona que asesiné le hice exactamente lo que vi en la película". Los niños son excelentes imitadores, y de hecho gran parte de lo que aprenden, lo hacen por imitación.

Por otro lado, en lo que a publicidad se refiere, se estima que un niño se expone en un año a unos 20.000 anuncios. Además de los riesgos de construir una personalidad consumista, en la que se interiorice la idea de que todo se puede conseguir con dinero, están los riesgos que conlleva el consumo del producto anunciado en sí. Si nos centramos en la publicidad diseñada para alcanzar a los niños, la alimentación anunciada es de productos muy azucarados, como dulces y cereales con azúcar. Siendo prácticamente residuales y anecdóticos los anuncios de carne, leche, pan y zumos dados por la tele durante las horas de audiencia infantil. Esta desproporción de productos en la alimentación anunciada, puede generar en los niños una mala interpretación de cómo deberían comer.

Quizá sea la publicidad uno de los aspectos televisivos que más puede deteriorar el desarrollo emocional de cualquier persona, en especial de los niños, porque nos aleja de nuestras necesidades reales, para pasar a generar necesidades ficticias, o incluso dañinas. Es difícil enseñar a analizar críticamente la realidad, ya que los anunciantes tienen grandes presupuestos y personas altamente cualificadas para diseñar sus estrategias y sus campañas, y sin embargo los niños, y muy a menudo los adultos, no tenemos las suficientes habilidades para enfrentarse críticamente a estos mensajes, que en ocasiones son tentadoras promesas exageradas de bienestar y felicidad.

Parece preciso crear un ambiente de protección para que los niños, y también los no tan niños, puedan tener un libre desarrollo de sí mimos, y no sean lastimados por la imagen de un mundo aterrador y violento, en el que la felicidad y la dicha vienen de la mano de bienes de consumo anunciados en los comerciales de las pausas publicitarias.

Dionisio Contreras Casado Educador Social. Experto en Drogodependencias. Formador de Inteligencia Emocional.

tv sin senal

miércoles, 13 de marzo de 2013

Los Cuatro Poderes Personales

Los Cuatro Poderes Personales.      
Una perspectiva desde el Coaching
Por Silvia Diaz
Directora de Coaching de Supervisión y Desarrollo Educacional de TISOC.        

disciplina

En los últimos 12 años, con mi trabajo de Coaching con muchísimas personas y organizaciones he descubierto que hay cuatro poderes fundamentales que conducen a una vida equilibrada. Cuando se han desarrollado plenamente todos estos poderes, tendrás la gran oportunidad de experimentar una vida alegre, libre y significativa.

Sin embargo, el miedo y la duda, en diversos grados, bloquean nuestra capacidad de lograr el dominio de estas cuatro facultades o poderes personales. Esto nos genera confusión, frustración y aburrimiento.

Es preciso investigar qué tan fuerte estás en relación con cada una de estas competencias básicas. E identificar dudas y temores para liberarte de los patrones de auto-derrota que te impiden sacar el máximo partido de tus cuatro poderes personales, y como el Coaching puede ayudarte a desarrollarlos.

Poder Personal N º 1: El Poder de la capacidad de actuar

Cuando  eres dueño de tu plena capacidad de actuar, tienes la confianza necesaria para confiar en tus decisiones y tus capacidades. Estas dispuesto y eres capaz de hacer lo necesario para conseguir lo que quieres. No vas a caer en la trampa de las conjeturas sobre ti mismo o de preocuparte por cómo otros reaccionan a tus acciones.

La retroalimentación constante (feedback) de los demás y con los demás es una información para aprovecharla hábilmente para tu beneficio. Utiliza el “feedback” de los otros para superar los obstáculos a la consecución de tus deseos.

Tu progreso en el logro de este nivel de poder personal se ve obstaculizado por un conjunto específico de los temores que suponen la falta de confianza en ti mismo.

Los temores de que puede impedir el desarrollo del este poder personal son:

• El miedo a ser rechazado.
• El miedo a ser criticado.
• El miedo a ser juzgado (como poco inteligente, incompetente o inadecuado)

Los agujeros en tu auto-confianza que pueden impedir el desarrollo de este poder son:

• No confiar en que puedas mantener tu progreso a través del tiempo.
• No confiar en que puedes cumplir con tus responsabilidades.
• No confiar en tu capacidad para reconocer y elegir las opciones que conduzcan a los resultados más beneficiosos.

Estos temores te harán caer en la trampa de las conjeturas sobre ti mismo y preocuparte por cómo otros reaccionan a tus acciones. Cuando estás tratando de complacer a los demás constantemente no se puede avanzar. Tus propios deseos se van por la ventana cuando tu atención se centra en evitar el rechazo.

Preguntas de Coaching para reflexionar sobre tu desarrollo en este poder:

¿Cómo manejas la información que recibes (el “feedback” de otros)?
¿Qué creencias limitantes te impiden aprovechar al máximo las oportunidades?
¿Hasta dónde estás dispuesto a llegar para evitar el rechazo?

 

Poder Personal Nº 2: El poder de la libertad personal

Cuando has desarrollado completamente tu poder de libertad personal, con seguridad vas a llevar las riendas de tu vida. Vas a utilizar conscientemente tu pasión para guiar tus decisiones, acciones y comportamientos.

Debes analizar las opiniones de los demás, pero es importante saber que en última instancia, tienes que tomar tus propias decisiones, y confiar en las decisiones que tomas.

Debes ser flexible. Te hará ser competente para mantener tu equilibrio al reconocer y responder efectivamente a los siempre cambiantes factores externos (económicos, familiares o de relación).

No puedes ceder tu poder a otra persona. No debes permitir que nadie tenga dominio sobre ti, ni intentar controlar tú a los demás. Los juegos de poder se vuelven irrelevantes e ineficaces. No participes en ellos.

Expresa tus opiniones, necesidades, deseos y límites de manera adecuada a cada situación particular. En todas las interacciones, busca el respeto mutuo y una solución pacífica,  equilibrada y plena.

Tu progreso en el cultivo de este nivel de poder personal se ve obstaculizado por un conjunto específico de temores. Los temores que pueden impedir el poder de la libertad personal son:

• El miedo a ser dominado por otros que percibes como más potentes.
• El miedo de ser percibido como agresivo o egoísta sin totalmente expresarte.
• El miedo a la pérdida de control sobre tu entorno a través de la inseguridad financiera.
• El miedo a la pérdida de control sobre tu cuerpo por adiciones o tu falta de cuidado.

Los agujeros en tu auto-confianza que pueden impedir el desarrollo de tu poder de libertad personal son los siguientes:

• No confiar en que puedes expresar tus opiniones y necesidades de forma apropiada.
• No confiar en que se pueden establecer límites apropiados.

La percepción errónea de que tenemos menos poder que los demás nos lleva a otra forma de parálisis. A medida nos sentimos menos capaces de hacer lo que tenemos que hacer, nuestro mundo se encoge. Las áreas que sientes que puedes controlar son cada vez más pequeñas. Las opciones se limitan para ti.

En este punto, has caído en la trampa de la víctima. Tus pensamientos se centran en culpar a los poderosos de tu difícil situación. No sentirás ninguna responsabilidad por tus acciones o tu situación, porque tú eres impotente para cambiarlo.

Con el tiempo, tus acciones se convertirán en auto-destructivas. Culparas a otros por las consecuencias negativas, porque ya no eres responsable de tu conducta.

Preguntas de Coaching para reflexionar sobre tu desarrollo en este poder:

¿Qué clase de juegos de poder mantienes en tus relaciones?
¿Con quién y bajo qué circunstancias sientes menos poder?
¿A quién tratas de controlar, y por qué?
¿Qué te impide expresarte con sinceridad y abiertamente?
¿En qué situaciones cuentas con la opinión de los demás, en lugar de confiar en ti mismo?

Poder Personal Nº 3: El poder de existir

Cuando has desarrollado plenamente tu poder de existir, sabes que tienes un lugar en esta tierra, que perteneces a este lugar.

A medida que tu vida se desarrolla, confías en tu capacidad para garantizar tu supervivencia física y un estilo de vida que refleja la evolución de tus valores. Tus posesiones, tu carrera, tu situación financiera y todas tus relaciones se alinean con los ideales que dan sentido a tu vida.

Pero tu progreso en el cultivo de este nivel de poder personal se ve obstaculizado por un conjunto específico de temores.

Pueden asaltarte dudas sobre tus ganas de vivir. ¿Quieres estar aquí? Cualquier otro asunto en la vida es intrascendente hasta que éste se resuelva. Inherente a la decisión de quedarse es la identificación de un significado o propósito convincente de lo que vas a hacer mientras estés aquí.

Como ser humano, estás conectado y debes entender el significado de las conexiones que tienes con los demás y con el mundo que te rodea. Puedes dar significado erróneo a estas conexiones:

• Equiparar el valor de tus bienes con el valor de tu persona. Aquí sí que pierdes tu "valor", pierdes tu sentido de auto-estima.
• Definirte a ti mismo en relación a tu función. Por ejemplo, si eres un piloto de pruebas, entonces no eres nadie cuando ya no puedes hacer ese trabajo.
• Basar tu auto-estima en los demás. Te sientes bien contigo mismo cuando los demás te dicen que eres un buen hijo, hija, padre, empleado, etc…

El poder de existir está conectado a tu voluntad de vivir, a la identificación de un significado o propósito de lo que vas a hacer mientras estés aquí, y a continuación, a crear un estilo de vida que refleje tus valores.

Los temores que pueden obstaculizar tu poder de existir son:

• El miedo de no tener una razón de peso para vivir.
• El miedo a la pérdida de significado o propósito para tu vida.
• El miedo a perder la identidad propia personal (yo soy mi trabajo, yo soy mis cosas…)
• El miedo a cualquier cosa que se percibe como una amenaza insuperable para tu supervivencia física.
• El miedo a perder el poder físico, mental, intelectual o emocional.
• El miedo a perder tu estilo de vida (bienes, seguridad laboral, situación económica, las relaciones, etc…)

Los agujeros en tu auto-confianza que pueden obstaculizar tu poder de existir son:

• No confiar en tu capacidad de encontrar significado en tu vida.
• No confiar en tu capacidad para cambiar tu estilo de vida para que coincida con tu propósito de vida.
• No confiar en tu competencia de conocerte a ti mismo como una persona multifacética; conocerte y valorarte a ti mismo a un nivel superior que las etiquetas (por ejemplo: el hijo, hija, esposo, pareja, novio, empleado, empleador, ingeniero, abogado, chef, golfista, jardinero, consumidor, vendedor, productor, propietario, arrendatario, etc…)
• No confiar en tu capacidad de ser creativo y flexible en la forma de responder a los cambios y conseguir satisfacer tus necesidades.
• No confiar en tu capacidad para mantenerte a salvo de cualquier daño.
• No confiar en tu ingenio en la creación de un estilo de vida que satisfaga tus deseos en evolución.

La culminación de tu energía personal es la libertad de crear un estilo de vida que refleje tus valores.

Preguntas de Coaching para reflexionar sobre tu desarrollo en este poder:

• ¿Qué preguntas aún no has respondido sobre el significado y el propósito de tu vida?
• Al dejar de lado todas tus funciones, ¿quién eres?
• ¿Qué cambios en tu estilo de vida te sientes incapaz de hacer?

Poder Personal Nº 4: El poder de amarse a sí mismo y a otros

Cuando se ha desarrollado totalmente tu capacidad de amarte a ti mismo y a otros, serás poderoso para expresar tus emociones con eficacia y equilibrar tus necesidades con las necesidades de otros.

Los temores que se pueden interponer para el desarrollo de este poder personal incluyen:

• El miedo a perder la capacidad de amar o ser amado.
• El miedo de ser arrollado o consumido por la soledad.
• El miedo a ser vulnerable a la traición, el rechazo, y el juicio.
• El miedo de perder tu autonomía si te comprometes en una relación.
• El miedo a perder tu identidad frente a otros.

Los agujeros en tu auto-confianza que pueden interponerse en el desarrollo de este poder personal son:

• No confiar en tu capacidad para manejar tus emociones.
• No confiar en tu capacidad de abrir tu corazón a otros.
• No confiar en tu capacidad de recuperación en cualquier situación negativa.
• No confiar en tu capacidad para mantener los límites de tu personalidad.
• No confiar en tu capacidad de elegir personas adecuadas.

Estos temores te harán caer en la trampa de ser influenciado por las emociones negativas como la soledad , el rechazo y la pérdida de autonomía.

Preguntas de Coaching para reflexionar sobre tu desarrollo en este poder:

• ¿Qué estás dispuesto a sacrificar para evitar la soledad , el rechazo, y el juicio?
• ¿Qué medios utilizas para afirmar tu autonomía personal?
• Cuando miras hacia atrás ¿de qué cosas te arrepientes?
• ¿Qué te impide abrir tu corazón más profundamente a la intimidad?

Silvia Diaz es Master Coach de Supervisión. Es la Directora de Coaching de Supervisión y Desarrollo Educacional de TISOC. Coach Certificada Personal y Ejecutiva.

miércoles, 6 de marzo de 2013

Visión: ¿Oportunidad o frustración?

Dr. Ariel Orama López

autores@tisoc.com  

LA

Usted se encuentra frente a su escritorio con la mente en blanco. Su rostro fruncido y su semblante apagado denotan que ya lo ha intentado todo. Muchos ya encontraron la luz y la salida al final del laberinto: usted aún no lo ha logrado. Está a punto de sucumbir ante un océano bravío de incertidumbre e impotencia. Aunque existan varias alternativas que divagan en su mente, algo le detiene. Es evidente: acaba de ser atrapado por las garras de la frustración.

Primeramente, la frustración se caracteriza por ''un sentimiento desagradable que es producido cuando las expectativas de un individuo no son satisfechas al no conseguir lo pretendido o deseado''. El caso de un estudiante de la escuela elemental que no logra aprender las tablas de multiplicar pese a sus múltiples intentos, o el de un escritor que no es capaz de finalizar su libro por encargo en la fecha límite, constituyen algunos ejemplos de este estado de aparente nulidad que provoca en los humanos sentimientos encontrados, entre estos se encuentran el enfado, la ansiedad, la tristeza y el temor.

Resulta importante señalar que la intensidad - es decir, la fuerza y la magnitud con que se manifiesten dichos síntomas asociados - y el nivel de tolerancia de la frustración -referente a la capacidad o incapacidad para manejar situaciones que provoquen este estado- son fundamentales para distinguir entre una frustración transitoria e inocua o una situación de frustración de carácter patológico.

Existe una gran variedad de fuentes o causantes de la frustración, particularmente de tipo externo o interno. Las fuentes externas de la frustración corresponden a situaciones sociales o ambientales, tales como rechazar un nuevo empleo ante una enfermedad imprevista en la pareja, la notificación de rechazo a una propuesta que conllevó varios meses de trabajo arduo, entre otras. En este tipo de frustración, el control se encuentra fuera del individuo y está vinculado a factores imprevistos o no manejables.

Por otra parte, las fuentes internas de la frustración se identifican como causantes que existen dentro del individuo y están relacionadas al conglomerado de cualidades y competencias que le caracterizan como ser humano, tales como sus valores, creencias, conocimiento, nivel de introspección, entre otras. Se destacan cuatro subtipos de frustración, a saber:

A. La frustración por barrera: se refiere a la existencia de cierto obstáculo que nos dificulta lograr un objetivo ya definido (por ejemplo: el estudiante que decidió solicitar únicamente a la escuela de medicina de mayor prestigio en la ciudad, pero obtuvo una puntuación baja en el examen de admisión y no podrá ser considerado).

B. La frustración por incompatibilidad de dos objetivos positivos: corresponde a dos objetivos que son valorados por el individuo, pero que a su vez, resultan incompatibles entre sí (por ejemplo: el directivo que fue aceptado dentro una empresa respetada del extranjero y, simultáneamente, recibió la subvención requerida para implementar un proyecto independiente en su tierra natal).

C. La frustración por conflicto evitación-evitación: ocurre cuando el individuo debe evitar dos situaciones particulares (por ejemplo: el abogado recién graduado que no se siente satisfecho con lo que estudió, pero deberá ejercer su profesión para poder sufragar los préstamos estudiantiles).

D. La frustración por conflicto aproximación-evitación: está relacionado a una situación que provocará tanto consecuencias positivas como negativas, de forma equitativa (por ejemplo: la elección de continuar viviendo en la casa alquilada que está cercana a la oficina y que fue obtenida por un buen precio, o el ofrecimiento para comprar una casa a bajo costo y con gran potencial, que se encuentra muy lejos del lugar de trabajo).

Tomando en cuenta todos estos factores y aplicándolos al contexto laboral, hay una pregunta relevante que debemos considerar: ¿de qué manera repercutirá un empleado ''frustrado'' en su trabajo? La respuesta es evidente: si un empleado manifiesta alguna situación de tipo frustrante, la empresa que representa también sufrirá los estragos de la frustración. El comportamiento asociado con la frustración por parte de uno o más empleados puede traer consigo actitudes negativas de los directivos, el despido desmedido de empleados, diferentes tipos de sanciones, entre otras consecuencias graves. Todo ello ocurre ante la evitación (p. ej.: ausencias frecuentes), desplazamiento (p. ej.: asumir una actitud ofensiva hacia el jefe) o la actitud pasivo-agresiva (p. ej.: estar de brazos cruzados y no realizar el trabajo que le corresponde), de forma consciente o inconsciente y por parte del empleado que enfrenta la situación de tipo frustrante.

Por estas y otras razones, les ofrezco una serie de recomendaciones simples y de gran valor para sobrellevar la frustración:

1. Reconozca y normalice la experiencia asociada a la frustración: sea capaz de asimilar que está experimentando una situación de tipo frustrante y acepte que es transitoria. Dígase lo siguiente: ''Es normal que yo esté pasando por esta situación. Otras personas han pasado por la misma situación y han salido airosos''. Todo estado es transitorio, así que esta situación pasará.

2. Identifique la ''causa matriz'' de su frustración: para encontrar la raíz de su situación actual, responda: ¿cuál es la verdadera causa que provoca que usted se sienta frustrado en estos momentos de su vida?, ¿qué subyace o se esconde detrás de esta sensación de impotencia?, ¿qué técnica funcionó en ocasiones anteriores, que puede apoyarlo en su estado actual de frustración?

3. Comparta con algún compañero de trabajo de su confianza o amigo sobre aquello que le molesta, perturba o detiene: co-cree un espacio abierto al diálogo y solicítele una opinión a su interlocutor desde su posición como ''observador a distancia'': ¿cómo ve su interlocutor su situación actual desde afuera?, ¿qué factores puede observar desde su posición de ''observador'' que usted no ha sido capaz de tomar en cuenta por estar inmerso en la situación?, ¿qué es lo peor que puede pasar si usted toma esta decisión versus la otra?, ¿qué no ha intentado aún?

4. Colóquese el sombrero de mago o consultor creativo: si usted fuera un mago y tuviera que ''crear de la nada'' cincuenta formas creativas de obtener aquello que desea y no ha sido posible, o cincuenta salidas para ''escapar'' de cierta situación de tipo frustrante: ¿cómo lo haría?, ¿qué haría?

5. Establezca metas y objetivos específicos a partir de la realidad: muchas veces la frustración está asociada a expectativas muy altas, estructuras rígidas o incluso al perfeccionismo.

6. Actúe ''como si'' o ''as if'': tome doce horas de su vida para actuar como si no existiera dicha frustración. Analice: ¿cómo sería su vida si se desconectara totalmente de dicha frustración?

7. Respire y contacte con la Tierra: usted es un ser viviente. El mundo continuará girando con sus miles de opciones para triunfar, no importa en el momento de vida en que usted se encuentre. Camine y haga ejercicio: respire profundamente y conéctese con su paz interior.

8. El entorno perfecto para la frustración: ¿qué elementos u objetos de su oficina exacerban su experiencia de frustración? ¡Elimínelos de su vista! ¿Acaso comparte sus momentos de frustración con un grupo de individuos cuya vida es gobernada bajo el paradigma de la victimización o el catastrofismo, o con personas centradas y encaminadas hacia el éxito? ¿Qué aliados lo apoyarán para poder crear un plan de contingencia para sobrevivir ante los estragos de la frustración? ¿Qué debería aprender de la persona que más admira para poder sobrellevar esta experiencia? ¿Cómo su mentor o jefe resolverían los conflictos vinculados a esta frustración?

9. Un día a la vez: cultive el desapego como estilo de vida y el arte de cultivar la paciencia y ''el aquí y ahora''; esto le permitirá observar sus situaciones con ojos nuevos y trascender su visión actual.

10 . Cree un plan de acción. Una vez haya: 1) determinado el origen de su frustración, 2) analizado su estado actual desde múltiples perspectivas, 3) establecido objetivos realistas y específicos, 4) aprendido a desconectarse de dicha situación y 5) mejorado su entorno hacia uno más positivo, 6) cree un plan de acción basado en pasos diarios que le permitan enfrentar la frustración.

Si nota que la situación que le provoca la frustración se ha intensificado por medio de emociones específicas (tristeza, ansiedad, euforia) o han aparecido ''emociones destructivas'' (p. ej.: odio intenso hacia lo que hace, coraje incontrolable con su jefe), busque ayuda de un profesional de la conducta humana, un ''coach'' certificado o un allegado que le apoye en el proceso de determinar qué recursos profesionales o tipo de ayuda resultarán indispensables en este momento de su vida.

En el contexto empresarial, implemente programas de ''coaching'' para potenciar el capital humano, además de los programas de capacitación ya existentes. Mediante la relación profesional continua que otorga el proceso de ''coaching'', sus empleados no sólo serán capaces de reconocer sus metas y objetivos principales, sino que también aprenderán los mecanismos para ejecutarlos de una forma adecuada y valerse por sí mismos. Por estas y otras razones, resulta indispensable: 1) explorar cuán realistas y tangibles son sus deseos; 2) prever cómo reaccionará si se cumplen o no dichas expectativas; 3) reconocer su nivel de tolerancia a la frustración; 4) desarrollar la motivación intrínseca requerida para encaminarse a sus deseos y metas; 5) nutrirse de herramientas personales y profesionales para sobrellevar ésta y cualquier otra situación y, finalmente, 6) ser capaz de diseñar un plan de acción con versiones A, B y C para los distintos escenarios que le presente la vida.

No lo olvide: la varita mágica no existe. Enfrentar la frustración requiere de un proceso de crecimiento personal/profesional continuo y de asumir responsabilidad a nivel individual y colectivo. Sea capaz de tomar el timón de su vida -independientemente de los vaivenes - y muestre apertura para recibir apoyo por parte de sus compañeros de la tripulación denominada ''vida''.

Hasta Thomas Edison tuvo que realizar miles de ensayos para perfeccionar uno de los inventos más importantes que hoy conservamos: la bombilla. Conviértase en la luz y la perseverancia de Edison: usted será capaz de hallar la salida, sin importar los intentos. Finalmente, ¿qué hará usted, hoy, para transmutar sus estados de frustración en un mar de oportunidades?

(El autor es psicólogo clínico, Coach Creativo Certificado, Coach Ejecutivo/Corporativo y Facilitador Autorizado de CoachVille Spain/The Internacional School of Coaching. Es profesor del departamento de Psiquiatría de la Escuela de Medicina de Ponce.).

Se ha producido un error en este gadget.