lunes, 7 de diciembre de 2009

Coaching Deportivo: Reivindicando el Coaching al Deporte

¿Qué se requiere para ser un deportista exitoso? Para muchas personas, la respuesta parecería obvia… ¡talento! Pero, ¿será suficiente?...

Lic. Alfredo Chávez Zepeda

John C. Maxwell, uno de los lideres más influyentes de la actualidad, dijo lo siguiente: “Si el talento fuera suficiente, entonces, ¿por qué conocemos personas talentosas que no han logrado ser exitosas?”. Si bien es cierto el talento no garantiza el éxito en el deporte, quien quiera trascender en la práctica deportiva deberá contar, además, con una buena preparación física, técnica y táctica, equilibrio en la alimentación, descanso adecuado, y, sobre todo, ¡deberá dejar la piel y el corazón en los entrenamientos!

No obstante, existen muchos deportistas que cumplen cabalmente con estos requisitos. A pesar de ello, algo sucede en su interior que no permite la "explosión" de todo su potencial. Expresiones como “entreno en mi mejor nivel y juego por debajo de éste” son muy frecuentes entre deportistas que, a pesar de su gran talento o de una gran perseverancia y disciplina, no logran superar los obstáculos internos que limitan su potencial. Debemos preguntarnos lo siguiente: ¿como podemos superar estos y otros obstáculos en el contexto deportivo?

Para la década de los 60’s, Vince Lombarda, entrenador en jefe de los Green Bay Packers, demostró al mundo del deporte cómo el entrenar primero la actitud y la mentalidad establece la diferencia entre un equipo ganador y uno fracasado. Esto concibió una nueva ideología del coacheo; ideología que, en pocos años, el mundo de la empresa no deportiva adoptaría como clave para el desarrollo de sus equipos de trabajo. Esto sentó las bases para el desarrollo de lo hoy conocemos como Coaching.

Varios años después, en la década de los 70’s, Timothy Gallwey -pionero de la psicología deportiva y entrenador de tenis- publicó “The Inner Game of Tennis”; en este texto, declaró queel principal saboteador del alto rendimiento de un deportista es el mismo deportista y que existía una manera efectiva de mejorar su desempeño en el deporte. Esto ponderó la importancia del entrenamiento mental en el tenis como clave del éxito deportivo, idea que lo llevó a tener un gran éxito como entrenador.

Queda claro que, en ambos casos, el factor determinante para el éxito de los deportistas radicó en las habilidades de su entrenador para obtener lo mejor de todos y cada uno de ellos. Históricamente, los entrenadores deportivos más exitosos del mundo han tenido y tienen en común un gran liderazgo y habilidad para relacionarse con sus jugadores, a tal grado que saben perfectamente cómo apoyarles a descubrir su gran potencial interno y a sobrellevar obstáculos que por ellos mismos no habrían logrado superar. Esto provoca en ellos un gran nivel de autoconfianza y un vínculo de lealtad con su entrenador, situación que viene a ser la piedra angular del éxito de todo deportista.

Según la International Coach Federation (ICF), “El Coaching es una relación profesional continua, que ayuda a las personas a producir resultados extraordinarios en sus vidas, carreras, negocios y organizaciones. A través de un proceso de coaching, "los clientes profundizan en su aprendizaje, optimizan su desempeño y mejoran su calidad de vida".

Sin embargo, para muchos entrenadores deportivos del Mundo actual les resulta confuso escuchar el término “Coaching deportivo”. Esto ocurre al entenderlo como la acción que ellos ejecutan en cada entrenamiento o competencia, particularmente al enseñarles técnicas deportivas, estrategias y tácticas de juego o preparación física. En estas acciones comúnmente se le resta importancia a la gestión de las emociones y se subestima la forma como éstas influyen en el rendimiento del deportista.

Es por esta dificultad, y para la reivindicación del Coaching al deporte, que hemos decidido sustituir el término “Coaching deportivo” por “habilidades de Coaching en el deporte; pretendemos que se entienda lo antes expuesto como una serie de herramientas de comunicación basadas en el desarrollo de la inteligencia emocional, que permiten guiar en un proceso de superación continua, auto desarrollo y descubrimiento del propio potencial a un deportista y/o equipo, y que tiene como fin lograr el máximo desempeño del deportista en el terreno de competencia.

Así, pues, todo entrenador que busca la excelencia ha de saber gestionar las emociones propias y las de sus atletas, y, eventualmente, sabrá guiarles hacia el descubrimiento de su verdadero potencial. Consideramos que todo entrenador deportivo debería buscar desarrollar de manera formal estas “habilidades de Coaching en el deporte”, que le supondrán una ventaja competitiva en el mercado y le convertirán en un entrenador de éxito.

(El autor posee un Máster en Gestión y Dirección de Empresas Deportivas, es licenciado en Educación Física y Diplomado en Entrenamiento Deportivo de Alto Rendimiento, especializado en Baloncesto; Director general y fundador de Athlos Sport Consulting México; Facilitador y Coach Certificado Ejecutivo y Personal de Coachville Spain/ TISOC, Barcelona. Puede contactar con el autor desde autores@tisoc.com)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.