martes, 1 de octubre de 2013

Detectando Fortalezas

 

Publicado por marcelomolina fortaleza

Normalmente, solemos creer que nuestras fortalezas se detectan observando aquello en lo que “somos buenos”, y las debilidades las encontramos en aquello para lo que “somos malos”.

Si esto fuera así, entonces, la persona menos calificada para identificar tus fortalezas, eres tú! Porque en lo que “eres bueno” se reflejará en tu performance, en tu rendimiento, en tu desempeño, y tu no eres el mejor juez de tus desempeños… tu propia mirada es muy subjetiva, no crees?

Una fortaleza no significa que eres bueno en algo, porque, a decir verdad, hay un montón de cosas para las que probablemente seamos bastante buenos, pero que no nos gusta hacer en absoluto, que nos consumen la energía, nos dejan exhaustos…

Te invito a pensar que: Si eres bueno en algo, eso es un buen desempeño. No es una fortaleza.

Fortaleza es una actividad que te fortalece. Una debilidad es una actividad que te debilita, y que antes de realizarla, no quieres hacerla, y mientras la estás realizando, no puedes concentrarte en ella, eso es debilidad. Es una debilidad, aunque seas bueno en esa actividad!

Las fortalezas y las debilidades son antecedentes del desempeño. Si definiéramos una fortaleza de esa manera, o sea, como una actividad que nos fortalece, la persona más calificada para identificar tus fortalezas, sí que eres tú!

Te propongo un ejercicio que puede ser muy revelador (aunque estés muy habituad@ a observarte y a auto-analizarte con frecuencia):

Toma una hoja de papel y divídela en dos sectores iguales con una marca en sentido longitudinal (una marca paralela a la arista de mayor tamaño), y la lleves contigo por una semana.

En la columna de la izquierda, coloca en la parte superior, un título: “ME ENCANTÓ, ME DIVERTI, ME ATRAJO”, y en la otra columna, otro título: “LO ODIE, ME DESALENTO, ME DESMOTIVO, TRATE DE POSTERGARLO”

Cada vez que estés ansios@ por hacer algo, que te atrae, que te intriga o quieres hacerlo ya!, anótalo en la columna de la izquierda. Del mismo modo, cuando detectes una actividad que estás tratando de procrastinar, o que quieres delegar a alguien más, o que mientras tratabas de realizar no te podías concentrar, bueno, lo anotas en la columna de la derecha.

Terminarás la semana con una lista de “ME ENCANTO” y “LO ODIE”.

La lista de la izquierda es por la que se debe comenzar cuando uno está tratando de responder a la pregunta de “Qué son las fortalezas”. Tu sabes mejor que nadie lo que te atrae, lo que te apasiona, lo que te motiva, te vigoriza y te llena de energía positiva.

Si armas tu vida laboral o tu carrera profesional en base a algo que haces bien pero que no te entusiasma, podrás tener una carrera exitosa, pero serás infeliz. Si estás esperando ansiosamente que llegue el momento de realizar cierta actividad, si te involucras tanto que el tiempo vuela, esa es una forma de saber que se trata de algo que te fortalece. Cuando terminas, te sientes pleno, satisfecho. No dices: “Uff, gracias a Cielo se acabó”.

“Fuérzate a hacer más y a experimentar más. Utiliza tu energía para ensanchar tus sueños. No aceptes una idea mediocre cuando tienes un potencial infinito dentro de la fortaleza de tu mente. Atrévete a apelar a tu grandeza” ~ Robin Sharma (n. 1965) Profesor, escritor y orador motivacional nepalés.

Espero que este post haya sido de alguna manera útil para ti. Si en algún momento consideras la posibilidad de aumentar tu autoconocimiento y descubrir (o profundizar el conocimiento de) tus fortalezas y talentos para desarrollar al máximo tu potencial, ahorra tiempo y consulta con un profesional que pueda brindarte ese servicio. Obviamente, también puedes contar conmigo para asistirte en este sentido.

Recibe mi total agradecimiento por permitirme compartir contigo estas reflexiones y te agradeceré las reenvíes a quien consideres le pueda ser de utilidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.