viernes, 30 de mayo de 2014

Gerencia: La combinación entre lo estratégico y lo táctico

La combinación entre lo estratégico y lo táctico

Angélica Camelo Daza

autores@tisoc.com

"Todos los sueños, planes y meta, carecen de valor si no son llevados a la acción".

       Esta frase, expuesta por O.G Mondino en su libro El Vendedor más grande del mundo,ha sido inspiración para muchas personas.  Muchos hemos asumido la tarea de descubrir la veracidad de esta frase y hemos descubierto su fuerza y verdad.

       La historia a nivel mundial nos ha demostrado que aquellos líderes - algunos de ellos gerentes - que han tenido la habilidad de establecer metas y retos a largo plazo con valor sin importar su tamaño y que ha tomado el riesgo de construir este futuro, han tenido resultados acertados en la acción y éxitos en la materialización de su visión.

       Resumo. Una vez revisada tanto la teoría como la práctica, puede decirse que la habilidad primordial de un gerente es la de ser capaz de soñar con los ojos en las estrellas, pero con los pies en la tierra, tal como lo expresa el conferencista Miguel Angel Cornejo en su libro Compromisos para ser líder. Yo añadiría a esta expresión, la habilidad de contagiar a su entorno de su sueño, considerando que éste incluye una construcción de equipo.

       La habilidad de ser capaz de entender y transmitir cómo la cotidianidad es una pieza determinante para la gran construcción del sueño propuesto, es lo que marcará la diferencia en el aporte y legado al entorno en donde se vive.
       Las gerencias con mentalidad cortoplacista condenan a una organización a expirar, de igual manera que lo harían las gerencias que sólo sueñan y no se atreven a convertir sus sueños en realidad. 

       Revisando la figura descrita a continuación, diseñada por Rafael Reyes García delProyecto Atlatl  (proyecto mexicano para fomentar la transparenia y combatir la corrupción), se puede analizar la integralidad que debe manejar una gerencia con el fin de tener el resultado esperado.  La ausencia de alguno de sus pasos o actividades tendrá un resultado que, en la mayoría de los casos, puede no ser necesariamente el esperado por los inversionistas o Junta Directiva y la sociedad.
 

Visión
+
Habilidad
+
Incentivos
+
Recursos
+
Plan
=
Cambio


Habilidad
+
Incentivos
+
Recursos
+
Plan
=
Confusión
Visión
+


Incentivos
+
Recursos
+
Plan
=
Ansiedad
Visión
+
Habilidad
+

+
Recursos
+
Plan
=
Cambio gradual
Visión
+
Habilidad
+
Incentivos
+

+
Plan
=
Frustración
Visión
+
Habilidad
+
Incentivos
+
Recursos
+

=
Arranque en falso

       Un solo ingrediente nunca hace la diferencia. Así pues, es la combinación acertada de varios elementos la que lleva a un impacto importante y positivo en la organización.  De esta manera queda entendido que un ingrediente no es más importante que  otro, sino que todos cumplen exactamente un papel protagónico para que el resultado final sea efectivo.

       La última palabra en materia de Gerencia aún no se ha escrito, está se escribe todos los días en la acción y será demarcada por la coherencia entre lo dicho y lo hecho, entre lo planeado y el resultado, entre la intención y la definición, entre lo sembrado y lo recogido, entre el liderazgo y el trabajo en equipo de aquellos que hoy están en la palestra jugando este papel.

       La única que nos evaluará sobre el acierto o desacierto de las decisiones tomadas será la historia. Lamentablemente, cuando se cuente será tan sólo un pasado que ya no será posible cambiar.  Hoy, aquellos que tienen un puesto privilegiado, en donde su voz incluye autoridad, decisión, poder e influencia tienen la oportunidad no sólo de trazar un futuro, sino de construirlo; un futuro en el que se pueda reflejar el corazón de una colectividad deseosa de un mejor entorno.

      Concluyo estas palabras, retomando unas frases pronunciadas por el señor Presidente de Colombia, Dr. Álvaro Uribe Vélez, en el marco del lanzamiento del Plan 2019: "Si nos quedamos simplemente en la visión de largo plazo y no hay trabajo todos los días, esa visión se nos convierte de ilusión a frustración.  Y si trabajamos intensamente, pero no tenemos visión de largo plazo, nos posee la incertidumbre, porque no sabemos hacia dónde dirigirnos.  Es muy importante adquirir conciencia de la necesaria combinación de la visión de largo plazo y el trabajo cotidiano".

(Angélica Camelo Daza es Administradora de Empresas y Especialista en Pensamiento Estratégico y Prospectiva, de nacionalidad colombiana. Actualmente dirige su propia empresa).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.